Cinco nuevos apuñalamientos dejan cuatro muertos y tres heridos en Oriente Medio

Tres supuestos agresores palestinos han sido abatidos mientras la violencia sigue sin control en la zona

La policía cachea a un joven palestino en Jerusalén
La policía cachea a un joven palestino en Jerusalén

Jerusalén

Cuatro palestinos han muerto este sábado abatidos por fuerzas de seguridad y un colono israelíes en cinco incidentes que Israel consideró nuevos intentos de apuñalamiento en Jerusalén Este, Hebrón y un puesto de control cerca de Ramala. Los incidentes se enmarcan en la espiral de violencia en la zona que este sábado cumple su 17ª jornada y que se ha cobrado la vida de siete israelíes y 41 palestinos, cerca de la mitad de ellos muertos en ataques y agresiones frustradas, entre los que se cuentan episodios puntuales en los que las versiones son contradictorias.

El último de los apuñalamientos se registró esta noche en el puesto de control militar de Kalandia, uno de los accesos a la ciudad cisjordana de Ramala, y se saldó con la muerte del agresor palestino, que no logró atravesar con un cuchillo el chaleco antibalas de un efectivo israelí al que atacó, informó la Policía.

Poco antes, en otro ataque con arma blanca en la ciudad cisjordana de Hebrón un soldado israelí fue herido y el agresor palestino resultó en estado crítico tras ser tiroteado por fuerzas israelíes. Un canal de televisión local informó de que residentes de un asentamiento judío en la ciudad trataron de impedir que el atacante palestino fuera trasladado a un hospital israelí pinchando las ruedas de una ambulancia de la Estrella de David Roja.

Hebrón fue escenario de tres ataques o intentos de agresión a israelíes similares que concluyeron con la muerte de una palestina de 17 años -según medios locales palestinos- abatida por una agente de la Guardia de Fronteras israelí a la que había herido levemente con arma blanca, según informó la Policía de Israel. A primera hora del día un civil israelí, identificado como colono por medios locales, disparaba y acababa con la vida de otro palestino de 18 años que supuestamente trató de apuñalarle en la ciudad cisjordana.

Poco después de ese suceso se produjo un intento de agresión frustrado en una colonia judía de Jerusalén Este, donde un sospechoso palestino intentó apuñalar a efectivos de seguridad que le dieron el alto para inspeccionarlo, y que terminó con la muerte del atacante de 16 años y con un agente israelí herido levemente en el brazo, de acuerdo con la Policía.

Imparable

Desde el asesinato el 1 de octubre de una pareja de colonos israelíes, Cisjordania y Jerusalén Este -parte palestina de Jerusalén ocupada y anexionada por Israel-, son escenario de disturbios entre lanzadores de piedras palestinos y soldados israelíes, de agresiones entre palestinos y colonos, y de ataques con arma blanca contra israelíes. Estas violencias han dejado 40 palestinos muertos, muchos de ellos autores de atentados, y centenares de heridos, y del lado israelí siete muertos y decenas de heridos. Desde el 9 de octubre los disturbios se extendieron a la Franja de Gaza.

Estos ataques reflejan la situación de una juventud palestina que escapa a cualquier control político, y expresa su cólera contra la ocupación y la colonización israelíes. Para Mohamed Aliane, padre de un agresor palestino que mató hace algunos días a dos israelíes en un autobús en Jerusalén, es «la violencia de la ocupación israelí» la que «transformó» a su hijo y lo impulsó a matar, pero también «la debilidad de los dirigentes palestinos».

El viernes, decenas de palestinos incendiaron la tumba de José, un lugar venerado por los judíos en Naplusa, en el norte de Cisjordania ocupada, en una tensa jornada de movilización en la que murieron cuatro palestinos. Uno de éstos apuñaló a un soldado israelí tras hacerse pasar por un periodista.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Cinco nuevos apuñalamientos dejan cuatro muertos y tres heridos en Oriente Medio