Obama prolonga más allá de su mandato la misión en Afganistán

EE.UU. retrasa la retirada de tropas y mantendrá 5.500 soldados en el 2017


Nueva York / Corresponsal

Barack Obama anunció que las tropas de Estados Unidos no saldrán de Afganistán entre este año y el próximo, como estaba previsto, sino que seguirán allí más allá del 2016. Cuando llegó a la Casa Blanca en el 2009 prometió acabar con este conflicto, pero ayer dejó claro que quien lo suceda en enero del 2017 va a heredar también esta guerra.

En la actualidad hay 9.800 soldados norteamericanos que, desde mayo del año próximo se irían retirando hasta quedar en el país asiático unos mil para dedicarse a labores de protección de los diplomáticos estadounidenses desde la embajada de Kabul. Pero la presión de una buena parte de sus asesores le ha hecho cambiar de idea al presidente y, con los nuevos planes, los 9.800 efectivos seguirán hasta finales del 2016 y a partir de entonces se reducirán a 5.500, que se repartirán entre la embajada de Kabul y las bases de Bagram, Kandahar y Jalalabad. Además, el contingente que se mantenga desde el 2017 ya no se centrará solo en la protección de diplomáticos y la formación y asesoramiento del Ejército afgano, sino también en el contraterrorismo. Washington conservará su capacidad de actuar con drones y fuerzas de operaciones especiales para combatir a Al Qaida e impedir la expansión del Estado Islámico (EI) en Afganistán.

El cambio obedece a que la situación en Afganistán «es todavía muy frágil y en algunas zonas existe un alto riesgo de deterioro», explicó Obama al anunciar su decisión, en referencia al impulso que ha tomado la insurgencia de los talibanes desde que el pasado agosto el Gobierno afgano hiciera público que su líder, el mulá Omar, había muerto dos años atrás. Su sucesor, el mulá Mansur, rompió las negociaciones de paz que los talibanes iniciaron con Kabul y, a partir de entonces, los islamistas iniciaron una campaña de violencia que tuvo su punto álgido cuando a principios de octubre tomaron Kunduz durante tres días, lo que supuso su mayor logro militar desde el 2001 .

Washington intenta que no se repita en Afganistán lo que ocurrió en Irak, donde lo que a todas luces fue una retirada precipitada del Ejército dejó el país sumido en el caos, pero sobre todo permitió que haya crecido la amenaza del EI. La guerra de Afganistán es ya la más larga de las que ha librado EE.UU.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Obama prolonga más allá de su mandato la misión en Afganistán