Difunden un vídeo con la muerte de dos jóvenes británicos en un accidente de tráfico

El objetivo es concienciar a los conductores de que respeten los límites de velocidad y no conduzcan bebidos o drogados

El impactante vídeo de la muerte de dos jóvenes Perecieron en un accidente de tráfico al chocar contra un muro cuando condución a velocidad excesiva

Que su muerte no sea en vano. Es lo que habrán pensado con toda seguridad los familiares de Kyle Careford, de 20 años, y Michael Owen, de 21, cuando han cedido a la polícia las últimas imágenes con vida de los jóvenes, que fallecieron el pasado mes de abril en un brutal accidente de tráfico según recoge The Telegraph.

Con este impactante vídeo buscan concienciar a los más jóvenes de las consecuencias que pueden tener conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas o sobrepasando los límites de velocidad.

Los dos veinteañeros murieron en el acto al chocar su coche, un Renault Clio rojo, contra la pared de una iglesia y volcar el 12 de abril. Antes de su trágico final habían circulado por las calles de la ciudad triplicando la velocidad permitida

Pero el exceso de velocidad no era la única norma que incumplían. El conductor Kyle no tenía carné de conducir ni le cubría el seguro para poder conducir el coche de Michael. Además también habían consumido drogas.

El vídeo fue recuperado del móvil de Michael, que salió despedido del vehículo tras el fuerte impacto y apareció bajo un árbol cercano. 

«Traemos a nuestros hijos enseñándoles a diferenciar el bien del mal. Les damos consejos y esperamos que nos escuchen, que tomen las decisiones correctas...», explicaba la madre Michael. Los padres decidieron difundir este vídeo para intentar que otros jóvenes no repitan las conductas temerarias que les costaron la vida a sus hijos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
38 votos
Comentarios

Difunden un vídeo con la muerte de dos jóvenes británicos en un accidente de tráfico