Jerusalén / Agencias

La oleada de apuñalamientos protagonizados por palestinos continuó ayer en Israel y Cisjordania, sin que ninguna de las medidas adoptadas por el Gobierno de Benjamin Netanyahu parezca frenarla.

Cuatro nuevos ataques con arma blanca se registraron en Jerusalén Este y Cisjordania, así como en Afula, ciudad del norte de Israel, y en Tel Aviv, en paralelo a violentos disturbios en suelo palestino. Seis personas resultaron heridas, tres de ellas de gravedad, en esos ataques que se saldaron con uno de los agresores abatido por un soldado, y dos atacantes detenidos, uno de ellos herido en Jerusalén Este.

Netanyahu afirmó la noche del jueves que los ataques contra objetivos israelíes «no son organizados» pero «responden a la instigación de Hamás, la Autoridad Palestina y varios países de la región».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La ola de ataques palestinos pone en jaque al Gobierno de Netanyahu