Hungría levanta una valla en la frontera con Eslovenia

Desde Bruselas critican la postura y advierten que no es la solución a nada. El traslado de 44.000 refugiados de Serbia a la frontera con Croacia provocó nuevas tensiones entre ambos países


Hungría comenzó sin previo aviso a construir una valla en la frontera con Eslovenia, mientras que la crisis de refugiados aumentó también hoy las tensiones entre Serbia y Croacia.

La agencia estatal de noticias húngara MTI informó que cerca del cruce fronterizo de Tornyiszentmiklos, policías y soldados están construyendo un cierre provisional, que consta de tres rodillos superpuestos de alambre muy afilado.

Aún no hay detalles sobre la longitud de esta valla de seguridad. La frontera entre ambos países tiene 102 kilómetros de largo. Janos Lazar, jefe de la cancillería del primer ministro húngaro, Viktor Orban, dijo que la construcción de la valla es un paso «inevitable».

Días atrás Hungría había anunciado la construcción de una valla de 41 kilómetros en la frontera con Croacia. El gabinete deliberaba este jueves si cerraba completamente el paso a la nación vecina. Ambos países limitan en una extensión de 329 kilómetros, sobre todo a través de los ríos Drava y Mura.

Lazar criticó a Croacia porque de allí procedían la mayoría de los refugiados que llegaron a Hungría. «Es una acción organizada en contra de Hungría y que pone en peligro a cada uno de nuestros ciudadanos», dijo.

La policía húngara registró el miércoles la llegada récord de 10.046 refugiados, la mayoría proveniente de Croacia, mientras que esta mañana ya se habían contado otras 4.000 personas en la frontera de Grecia con Macedonia.

Asimismo, Budapest tiene prevista la construcción de una valla de 70 kilómetros en la frontera con Rumanía, que se extiende a lo largo de 448 kilómetros.

Todas se suman a la valla de 175 kilómetros de alambre de púa que Hungría ya construyó en su frontera con Serbia, por donde pasan muchos refugiados.

En tanto, el traslado en una semana de casi más de 44.000 refugiados de Serbia a la frontera con Croacia provocó nuevas tensiones entre ambos países.

Serbia respondió este jueves con el cierre de sus fronteras a los productos de Croacia, en represalia a la misma medida que había adoptado días atrás el país vecino, según anunció el ministro del Interior, Nebojsa Stefanovic.

La medida entra en vigor de inmediato, indicó el ministro desde el importante paso fronterizo serbo-croata de Batrovci-Bajakovo, en la autopista que comunica Belgrado con Zagreb.

Stefanovic argumentó que es una respuesta al cierre de fronteras que adoptó Croacia para los camiones serbios, ya que los automóviles no se ven afectados.

Por su parte, el primer ministro croata, Zoran Milanovic, dijo que su homólogo serbio Aleksandar Vucic no cumplió con su palabra de frenar la llegada de refugiados. Vucic «no hizo nada», aseguró. «Una manipulación de este tipo funciona quizás en Belgrado, pero no en Zagreb ni en Europa», indicó.

«Serbia permite que la gente pase desde el sur sin ningún control, pero luego los traslada al norte y se forma aquí un embudo», manifestó.

Para Milanovic, Belgrado tiene que iniciar un control del flujo de refugiados - en su mayoría sirios que llegan de Macedonia, Grecia y Turquía - y trasladar a algunos al norte de Hungría. Y dijo que solo entonces se podrá volver a abrir la frontera. «Hemos recibido a todos, pero ya no podemos más», agregó.

Croacia es el último país que se incorporó a la Unión Europea (UE), en julio del 2013, mientras Serbia no forma parte del bloque, aunque aspira a ingresar.

«No vamos a responder. Frente a la locura no hay reacción», dijo Vucic en Belgrado, agregando que espera que la UE imponga la apertura de la frontera.

En tanto, la responsable de la Política exterior común de la UE, Federica Mogherini, dijo que el cierre de las fronteras no es una solución.

«En parte de nuestro continente podrían desatarse sentimientos y emociones complicadas que no necesitamos en este momento», dijo Mogherini, quien también anunció que el 7 de octubre comenzará la misión militar contra las redes de traficantes de migrantes en el mar Mediterráneo.

En una primera fase, la misión Eunavfor Med prevé recopilar información sobre las actividades de los traficantes mediante barcos, aviones y drones. En las siguientes fases pretende confiscar y destruir las embarcaciones que utilizan esas redes.

Mientras, la canciller alemana, Angela Merkel, reclamó un «sistema de reparto de refugiados permanente» en el interior de la UE. «Ahora hemos visto un primer paso, pero seguimos lejos del final hacia el que debemos llegar», declaró en el Parlamento alemán tras la cumbre de jefes de Estado y de gobierno de la UE de la víspera en Bruselas.

Para Merkel, un reparto europeo solo puede funcionar de manera permanente si existen controles consecuentes en las fronteras exteriores de la UE, en Italia y Grecia y dado el caso, también en Bulgaria.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Hungría levanta una valla en la frontera con Eslovenia