Emoción y aplausos en la llegada de los refugiados a Austria 

Unos 6.500 refugiados han llegado al país en las últimas horas procedentes de la vecina Hungría. De ellos, 2.200 están ya camino de Alemania


La ministra del Interior austriaca, Johanna Mikl-Leitner, ha confirmado que unos 6.500 refugiados han llegado a Austria en las últimas horas procedentes de la vecina Hungría, que el viernes promovió que cientos de personas siguiesen su ruta hacia el centro de Europa. Viena estima que hoy podría recibir a 10.000 refugiados.

Tras varios días en los que miles de refugiados quedaron atrapados en Hungría a la espera de transportes que les llevasen a Austria, desde la pasada noche se ha acelerado el flujo en la frontera entre los dos países.

Mikl-Leitner ha afirmado, desde la estación de tren de Viena, que unos 6.500 refugiados han llegado a Austria y, de ellos, 2.200 están ya camino de Alemania. El Gobierno ya había aclarado previamente que no frenaría a estas personas y la propia ministra descartó usar la fuerza policial contra ellas.

Un portavoz de la Policía alemana ha informado de que unos 450 refugiados han llegado este sábado a la estación de Múnich a bordo de un tren fletado para la ocasión desde Hungría. Las autoridades tienen previsto trasladarlos hasta un centro de registro habilitado en las inmediaciones.

Aplausos y emoción en la llegada de los primeros refugiados

Con un caluroso y emocionado aplauso fueron recibidos esta mañana, en la estación de trenes de Occidente de Viena (Westbahnhof), los 400 refugiados que llegaron desde la frontera con Hungría en el primer tren especial puesto a su disposición por las autoridades austríacas. 

Innumerables voluntarios habían acudido a esperarles y ayudarles, entre ellos intérpretes a las lenguas árabe, farsi y kurda, así como personal de organizaciones de ayuda que repartían agua, alimentos, ropa de abrigo, mantas e incluso juguetes a los agotados aspirantes de asilo.

Hacia las 9.30 horas locales en la estación había centenares de personas, según pudo presenciar Efe.

Los refugiados y los presentes en la estación guardaron un minuto de silencio en memoria del Aylan Kurdi, el niño kurdo-sirio de tres años que apareció muerto en una playa turca y cuya imagen dio vuelta al mundo y se convirtió en símbolo de la tragedia de los refugiados sirios.

También se recordó a los 71 refugiados hallados muertos en un camión abandonado en Austria, cuya identidad aún no ha sido esclarecida, así como los fallecidos recientemente en el mar Mediterráneo cerca de Libia. Tras el minuto de silencio, la mayoría de los refugiados rezaron.

Poco después comenzaron a llegar a la estación autobuses con más refugiados desde la frontera y rápidamente se formó una multitud.

«Gracias, Austria»

Mientras, un grupo de voluntarios recaudaba dinero para comprar pasajes hacia Alemania para los muchos refugiados que lo necesitan, y, según explicaron a Efe, rápidamente lograron obtener varios miles de euros.

Por su parte, Majid, un universitario de Damasco que enarbolaba un cartel en el que decía «Gracias, Austria» (en inglés), indicó que los países árabes del Golfo Pérsico «deberían aprender de Austria».

Así, recordó que países como «Arabia Saudí y Qatar han cerrado sus fronteras y no aceptan a los refugiados sirios».

Continuar viaje hacia Alemania

A pesar del visible cansancio, la gran mayoría de los recién llegados quieren continuar viaje hacia Alemania, país que aseguró que no trasladará a los refugiados sirios de vuelta a ningún otro Estado, como puede pasar en Austria en base a la normativa Dublín III, que las autoridades alemanas han suspendido temporalmente, pero no las austríacas.

Uno de los muchos ejemplos es Teima, de 22 años, que, agotada, explica a Efe que sigue rumbo a la ciudad alemana de Hamburgo con Amir, su hijo de dos años.

La mayoría de los refugiados tienen detrás de sí una ardua travesía, pues llegaron a Hungría por la llamada «ruta de los Balcanes», que pasa por Grecia, Macedonia y Serbia.

En Hungría pasaron días esperando en la estación de ferrocarriles Keleti para poder subir a un tren que los lleve hacia Europa occidental.

Ayer, una parte de ellos se cansó de esperar y partió hacia el mediodía a pie en una marcha hacia la frontera austríaca, a más de 200 kilómetros de la capital húngara, pero anoche, cuando se encontraban a unos 27 kilómetros, el Gobierno de Budapest anunció que ponía a su disposición un centenar de autobuses para trasladarlos a la frontera.

Austria y Alemania dieron poco después la luz verde para la entrada y el paso de los refugiados en sus territorios. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Emoción y aplausos en la llegada de los refugiados a Austria