Francia abrirá en el 2016 un campamento para 1.500 inmigrantes en el paso fronterizo de Calais

La nueva instalación humanitaria contará con 120 tiendas con capacidad para una docena de personas cada una


Colpisa

El Gobierno francés anunció ayer la construcción para comienzos del 2016, con el apoyo financiero de Bruselas, de un campamento con capacidad para 1.500 personas en Calais, boca del Eurotúnel que conecta con el Reino Unido bajo el canal de La Mancha. La Comisión Europea va a conceder hasta 5 millones de euros adicionales a París para hacer frente a la grave situación en ese enclave estratégico, símbolo de la crisis migratoria en Europa.

La nueva instalación humanitaria contará con 120 tiendas con capacidad para una docena de personas cada una. Será complementaria del centro de acogida Jules Ferry, abierto a principios de año junto a la denominada Jungla de Calais, lugar de acampada salvaje de unos 3.000 emigrantes, principalmente sudaneses, eritreos, afganos y sirios. Ofrece viviendas prefabricadas durante el día a 115 mujeres y niños mientras que los hombres tienen acceso a comida, aseos, lavandería y puntos de agua.

Criticado por insuficiente por las organizaciones asistenciales, el campamento fue anunciado por el jefe del Gobierno francés, Manuel Valls, durante un viaje a Calais junto a su ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, y el secretario de Estado para Asuntos Europeos, Harlem Désir. También lo acompañaron el primer vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, y el comisario encargado de cuestiones migratorias, Dimitris Avramopoulos.

Con financiación de la UE

Los cinco millones adicionales prometidos por Bruselas serán destinados a la construcción del campamento y el transporte de los peticionarios de asilo de Calais hacia otros lugares en Francia. Con esta nueva partida, París totaliza casi 50 millones de euros en ayudas desde el estallido de la crisis migratoria. Ya ha obtenido 35 millones de aportaciones británicas y otros 7 millones de la Unión Europea.

Valls declaró que la frontera franco-británica se encuentra ahora plenamente controlada. «Venir a Calais es meterse en un callejón sin salida», dijo en un mensaje dirigido a los candidatos a pasar clandestinamente al Reino Unido. «Toda Europa está concernida por esta crisis de gravedad excepcional y debe movilizarse», enfatizó. El primer ministro francés consideró esencial diferenciar el derecho de asilo y la inmigración clandestina, que «debe ser combatida».

Timmermans afirmó que la UE tiene medios para acoger «a quienes necesitan protección y no los rechazaremos jamás». «Podemos hacerlo. Las cifras son totalmente viables para un continente de 500 millones de habitantes», valoró el vicepresidente, quien insistió en el reparto equitativo entre todos los países miembros de los miles de personas con derecho a pedir asilo en la Unión.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Francia abrirá en el 2016 un campamento para 1.500 inmigrantes en el paso fronterizo de Calais