Ya son once los muertos al estrellarse un caza en una carretera inglesa

La aeronave participaba en una exhibición aérea en Shoreham, en West Sussex (al sur del país)

Espectacular accidente de un avión de combate en el Reino Unido Un caza se estrelló en una exhibición aérea en Shoreham, en West Sussex (sur de Inglaterra) dejando siete víctimas

La policía ha elevado a once el número de personas que murieron este sábado al estrellarse contra varios coches un avión de combate que participaba en una exhibición aérea en Shoreham, en West Sussex (sur de Inglaterra), informó la cadena británica BBC. El Servicio de Ambulancias de la Costa Sureste confirmó que los fallecimientos se produjeron en el mismo momento del suceso y que al menos hay catorce heridos. No se descarta que haya más muertos.

El suceso se produjo ayer a las 13.30 hora local (12.30 GMT) en la carretera A27, en los límites de un aeródromo cercano a la ciudad costera de Brighton, cuando el aparato realizaba un bucle y perdió el control. El piloto, que dirigía un antiguo modelo de caza llamado Hawker Hunter, fue rescatado de entre los restos en llamas y trasladado en helicóptero al hospital Royal Sussex County, donde «está luchando por su vida». 

La agente Jane Derrick, de la Policía de Sussex, indicó además que han recibido unas cuarenta llamadas de gente informando de que sus familiares podrían haber muerto o resultado heridos en el siniestro. El jefe de policía Steve Barry afirmó que todavía no es posible facilitar los nombres de las víctimas y, de hecho, precisó que es «altamente probable» que sean once pero no se sabrá el número exacto hasta que concluya la identificación.

La carretera donde se produjo el suceso, una de las vías más importantes de esta zona, se cortó al tráfico en ambos sentidos y no se prevé su apertura en los próximos dos días, según precisó Derrick, quien pidió disculpas a los conductores por los problemas que puedan sufrir. El primer ministro británico, David Cameron, ha enviado un mensaje expresando sus más sentidas condolencias a los familiares de las personas que han perdido la vida en este trágico accidente. 

El suceso se produjo en la carretera A27, en los límites de un aeródromo cercano a la ciudad de Brighton, que se ha cortado al tráfico en ambas direcciones. El avión se desplomó al no lograr salir de una maniobra de bucle y cayó sobre la A27 envuelto en una bola de fuego que causó una gran nube de humo negro, en medio de la consternación de los asistentes a la exhibición aérea.

Los organizadores del evento aseguraron en Twitter que es el «mayor incidente» ocurrido en los límites del aeródromo, donde los servicios de emergencias continúan actuando, después de que en 2007 muriera un piloto en otro accidente aéreo.

Uno de los testigos, Stephen Jones, declaró que el avión hizo un bucle, pero sin completarlo, y se estrelló muy cerca de la carretera, mientras que otros espectadores señalaron que los servicios de seguridad les informaron de que pasarán «varias horas» antes de que puedan salir de la zona, según medios locales. El avión «se había ido para arriba en un lazo y como no salía del bucle sólo pensé «Está demasiado bajo, va demasiado bajo, tire hacia arriba», comentó Jones.

Ailish Southall, que estaba allí con sus dos hijos, dijo que el avión se precipitó cerca de ellos y que le pareció que el aparato se partió en dos. «Había mucho fuego y corrimos al coche para evitar los escombros porque estábamos a unos 15 metros, justo enfrente de donde ocurrió el accidente», explicó.

Un portavoz del Departamento de Investigación de Accidentes Aéreos (AAIB) indico que un equipo se encuentra en el lugar del accidente para intentar esclarecer las causas. El Hawker Hunter fue uno de los aviones que se utilizaron por la Royal Air Force, fuerza aérea británica, en los años 50 y a principios de los 60.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Ya son once los muertos al estrellarse un caza en una carretera inglesa