Grecia se vio sorprendida ayer por una oleada de incendios forestales que han dejado un balance devastador, con la muerte de un hombre por inhalar humo en la localidad de Neapoli. Los fuegos, que han arrasado numerosos domicilios particulares y campos de olivos, obligaron a desalojar algunos pueblos y dejaron algunas islas, como Citera, sin electricidad. El más aparatoso de ellos se produjo en el monte Imitós, a pocos kilómetros de Atenas, cuyo centro urbano quedó envuelto por una densa columna de humo. Las autoridades sospechan que el incendio fue provocado porque el monte presentaba varios focos simultáneos a la vez.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Atenas queda envuelta por el humo de un gran incendio