La prensa alemana intenta salvar el papel de Schauble

En el país heleno es posiblemente el político de la UE más odiado. Pero en Alemania también le reprochan la dureza de su actuación


berlín / colpisa

A Wolfgang Schauble, el titular germano de Finanzas, le ha tocado el papel de malo en el duelo entre Grecia y sus socios europeos. No solo se le critica en el país heleno, donde es posiblemente el político de la UE más odiado. También le reprochan en Alemania la dureza de su actuación. «El ministro despiadado», titulaba en su edición online Der Spiegel cuando se filtró que había acudido a la última reunión del Eurogrupo con un documento que incluía una propuesta para conseguir un grexit ordenado y temporal.

Schauble preparó esa maniobra probablemente a sabiendas de que no sería aceptada, pero consciente de que acabaría con toda resistencia por parte de Alexis Tsipras. Además, y aunque se le critique como cabeza visible de la posición dura ante Atenas, nunca actuó solo. Ha contado con el respaldo de colegas como el finlandés Alexander Stubb, pero también de los titulares de Finanzas de Holanda, Estonia, Letonia, Eslovaquia o Eslovenia. En el caso de los cuatro últimos, sus ciudadanos sufrieron ya en propia carne severos períodos de reestructuración, austeridad y recortes, ya superados, y sus gobiernos no aceptan que el país heleno sea una excepción.

Probablemente Irlanda, Portugal y España, que parecen haber superado con éxito la dura fase del rescate a base también de reformas y ahorro, respaldaron la postura del «domador de Europa», como fue calificado por el Yanis Varufakis poco después de dimitir. Soldado fiel al servicio de su canciller, Schauble ha vuelto a sacrificar su imagen y a convertirse en el centro de todas las iras, en esta ocasión por plantear una alternativa que estaba en la mente de todos.

El presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, había reconocido la pasada semana que existía un plan detallado para una salida ordenada de Grecia de la eurozona. Además, la propuesta de Schauble se basaba en el supuesto de que Atenas abandonaría voluntariamente la moneda única. Es decir, que considerara esa alternativa como la mejor. Y además ofrecía una quita de la deuda helena que, dentro de la eurozona, resulta imposible por los estatutos de la misma. En todo caso, la estrategia negociadora mantenida por Alemania y todos los países que la han respaldado ha dado los frutos deseados. Tsipras ha acabado aceptando un programa más severo que rechazado en el refererendo.

Es por eso que hay medios que analizan lo sucedido en Bruselas de otra manera. Frente a quienes califican al ministro germano de «sepulturero de Europa», un semanario tan prestigioso como Die Zeit afirmaba ayer que «Schauble mantiene a Europa unida». Merkel ya dijo antes de comenzar la negociación que no habría un acuerdo a cualquier precio. Junto a su escudero ha dejado claro que se hace mayor servicio a Europa respetando las reglas que buscando su unión a toda costa. Para Die Zeit la pareja alemana ha conseguido cohesionar aun más a Europa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

La prensa alemana intenta salvar el papel de Schauble