Varufakis se confiesa: «Nuestra Eurozona no es un lugar apacible para la gente decente»

El exministro ha decidido hablar por primera vez tras su dimisión como ministro de Finanzas, a través de una entrevista concedida a la revista británica «NewStatesman»

Reuters
D.S.
Redacción

El exministro de finanzas del país heleno ha hablado por primera vez desde que abandonó su puesto hace ya una semana.«Nuestra Eurozona no es lugar apacible para la gente decente», así, de forma contundente, ha finalizado la entrevista que el griego ha concedido a NewStatesman. La revista política británica recoge su experiencia durante el transcurrir de las negociaciones con el Eurogrupo, algunas de las respuestas recibidas por los responsables de la Unión Europea y confesiones personales del propio Yanis Varufakis, que no han dejado indiferente a nadie.

El exministro ha hablado sobre la existencia de «poderes oscuros», reconociendo que «le gusta la información oculta que uno consigue ocupando un puesto así». A Varufakis le sorprende el hecho de tener a «los poderes reales» hablándole directamente y confiesa de que «son como temías y que la situación es peor de lo que imaginabas». Cuando se le pide que vaya un poco más allá y especifique lo que esta diciendo, el griego responde: «la completa falta de escrúpulos democráticos en nombre de los supuestos defensores de la democracia de Europa»; para continuar afirmando que ha tenido a figuras muy poderosas delante de él que le han mirado a los ojos y le han dicho: «Tienes razón en lo que dices, pero vamos a machacarte en cualquier caso»

«Tú planteas un argumento que realmente has elaborado, para asegurarte que el coherente y lógico, y lo que tienes enfrente es solo un mirada vacía.  Podría lo mismo haber cantado el himno nacional sueco», señala el exministro, explicando que nunca solía entrar en discusiones o debates que se producían entre los allí presentes. 

La comprensión de los más altos cargos del FMI solo llegaba, según Varufakis, «a puerta cerrada». Nunca se le fue reconocido nada en público. Merkel jugó el papel de «policía bueno», asegurándole en más de una ocasión a Tsipras que «no dejaría que nada malo ocurriese». El papel contrapuesto al de la canciller ya se encargaba de desarrollarlo su ministro de Economía, Wolfgang Schäuble, al cual ha acusado en su blog personal de haber planeado la salida de Grecia del Euro, el conocido como Grexit. En la entrevista señala la falta de diálogo con el alemán, el cual tenía como argumento, según el político heleno, que:  la zona euro son 19 países en los que hay elecciones cada cierto tiempo, de manera que si se cambiara cada vez que hay un cambio de gobierno, los acuerdos en la UE no valdrían para nada. A lo que Varoufakis le contestó: «Bien, quizás los países endeudados simplemente deberíamos dejar de celebrar elecciones», recibiendo una respuesta irónica del ministro alemán: «Sí, esa sería una buena idea, aunque resulte difícil. Así es que o firmas encima del espacio en blanco o estás fuera».

Refiriéndose a la posible salida de la moneda europea, reconoce que la opción estuvo presente desde el día uno del mandato y que tenía a un grupo de cinco personas a su disposición ocupándose de qué hacer en ese caso. Aunque también destaca que tomar una decisión de ese calibre es muy complicado.

El periodista también preguntó a Varoufakis si buscó algún tipo de acuerdo que permitiera la alianza entre los países endeudados del Eurogrupo, a lo que el exministro griego respondió de forma contundente: «no, y la razón es muy simple: desde el primer momento esos países dejaron muy claro que eran los más acérrimos enemigos de nuestro gobierno. Eso les aniquilaría políticamente, porque tendrían que responder a su población porque no negociaron como nosotros estábamos haciendo». Reconoce la dureza de De Guindos, que iba en aumento a medida que la simpatía de Syriza con Podemos era mayor: «Nuestra relación con Podemos siempre fue excelente, pero a medida que iba mejorando, la posición del ministro español era más contrapuesta a nuestro programa».

Con respecto a la situación actual, se declara contrario al cierre de los bancos del país heleno, el conocido como corralito. Explica que llevó a cabo su activación cumpliendo órdenes y en coordinación con el Banco Central Europeo y el Banco de Grecia.

Varoufakis reconoce sentirse aliviado después de dejar su cargo: «Dormía dos horas cada día durante 5 meses. También me siento liberado por no tener que mantener ya esta increíble presión por defender una posición que encontraba difícil de defender».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
41 votos

Varufakis se confiesa: «Nuestra Eurozona no es un lugar apacible para la gente decente»