Descarrilar la democracia a toda costa

Los terroristas dinamitan el turismo para hundir la economía tunecina


madrid / la voz

Los dos atentados devastadores contra turistas en el plazo de poco más de tres meses tienen como objetivo abortar la transición democrática en Túnez y muestran la creciente fuerza del terrorismo yihadista en ese país.

¿Cuál es el objetivo de los yihadistas?

Desestabilizar el único país donde ha triunfado la Primavera Árabe. El movimiento ha fracasado en Egipto, convertido en una dictadura militar; Libia, que es un Estado fallido; y Siria, que sufre una brutal guerra civil y donde el Estado Islámico controla el 50 % de su territorio. El yihadismo no está dispuesto a que cunda el ejemplo tunecino. Para el analista del Real Instituto Elcano Haizam Amirah Fernández, el objetivo de estos atentados es «tratar de descarrilar la prometedora transición democrática, hundir la economía golpeando el turismo y generar el caos». Sergio Altuna, investigador especializado en movimientos yihadistas en el Magreb, que lleva cinco años residiendo en Túnez, coincide y añade otro: «Buscar una reacción inadecuada tanto por parte de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado como por el Gobierno que polarice los diferentes estratos sociales».

¿Cómo incidirá en el turismo?

El atentado del Museo del Bardo del 18 de marzo pasado ha supuesto un golpe durísimo para el turismo, que representa un 7 % del PIB, el 15 % si se añaden los ingresos inducidos. Túnez ha desaparecido de las rutas de los grandes cruceros y los aviones llegan al país medio vacíos. De enero a junio, el número de turistas extranjeros ha bajado un 21,9 % respecto al año pasado y un 28,2 % con relación al 2010, antes de que se iniciara la revolución. Entre el 2010 y el 2015, el turismo europeo ha caído un 45,2 %. Ahora el descenso será espectacular. Si los tunecinos no ven los resultados de la democracia en forma de mejora de sus condiciones de vida, la frustración social, que ya es muy significativa, crecerá. Los atentados ponen en peligro la incipiente recuperación económica.

¿Cómo afectará a España?

Un foco de inestabilidad más en el Mediterráneo es muy negativo para España y la UE, ya que supone el caldo de cultivo perfecto para el desarrollo del yihadismo y puede disparar la emigración ilegal, cuyo destino suele ser Italia. El EI ya amenazó en febrero con inundar Europa con 500.000 inmigrantes. «Occidente tiene la obligación, ahora más que nunca, de apoyar este proceso y nosotros, como vecinos de este espacio común que es el Mediterráneo, debemos jugar un papel principal», afirma Altuna. Para España significará un aumento del turismo, como viene sucediendo desde la Primavera Árabe del 2011. Pero el sector hotelero español es líder en Túnez, con una treintena de establecimientos, que se verán muy perjudicados.

¿Cómo influye la situación en Libia?

La Libia pos Gadafi es un país caótico donde el Estado Islámico ha echado raíces. La porosidad de la frontera con Túnez hace que los yihadistas se desplacen de un país a otro sin grandes problemas. El atentado del Bardo lo cometieron dos jóvenes entrenados en Libia. Túnez es el país del que más combatientes han salido hacia Siria e Irak, unos 3.000. Los 550 que han regresado suponen un gran peligro porque tienen experiencia de combate. El EI se está asentando en Túnez. Ya reivindicó el atentado del Bardo y hace unos días otro contra la guardia nacional.

Francia es uno de los países más implicados en la lucha contra el yihadismo

Además del mortífero atentado en Susa, los yihadistas volvieron a golpear a Francia, uno de sus objetivos más destacados.

¿Por qué Francia es objetivo prioritario de los yihadistas?

Francia es uno de los países más implicados en la lucha contra el yihadismo en todo el mundo, lo que la convierte en un objetivo prioritario. Intervino en Mali para acabar con los terroristas y fue el primer país europeo en participar en los bombardeos contra el Estado Islámico en Irak. Además, ha armado y entrenado a los iraquíes y los kurdos que combaten a esta organización en Irak. Los atentados de enero del 2015 contra Charlie Hebdo y un supermercado judío mostraron la implantación de yihadistas residentes en el país dispuestos a matar y a morir.

¿Cuáles son las amenazas?

La mitad de los 3.000 yihadistas europeos que luchan en Siria e Irak son franceses. Suponen un gran peligro porque cuando regresan vienen instruidos en las técnicas de combate y totalmente radicalizados. Se calcula que ya han vuelto de allí unos 200. En Francia viven cerca de siete millones de musulmanes, un porcentaje elevado en barrios conflictivos a las afueras de las ciudades, donde la propaganda islamista, ya sea mediante Internet o sobre el terreno, en las mezquitas, tiende sus redes. En muchos casos, las cárceles sirven también para radicalizar aún más a los terroristas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Descarrilar la democracia a toda costa