Cinco meses después de los ataques islamistas que golpearon París

Los ataques, entre ellos la masacre en el semanario «Charlie Hebdo», se saldaron con 20 víctimas mortales, entre ellos los tres yihadistas autores de los atentados


Redacción

El ataque islamista a una fábrica química cerca de Grenoble, en el este de Francia, llega cinco meses depués de los ataques islamistas que golpearon París durante más de cincuenta horas y que conmocionaron el mundo entero. Los ataques se saldaron con 17 víctimas mortales y tres yihadistas muertos

Casi acababa de comenzar el año 2015, cuando el miércoles siete de enero dos encapuchados entraron en la sede de el semanario satírico francés Charlie Hebdo y asesinaron a doce personas. Una auténtica masacre que golpeó directamente a la libertad de expresión en el corazón de Francia. Entre los fallecidos se encontraban algunas de las figuras históricas de la revista, como el director de la publicación, Stéphane Charbonnier, «Charb», y varios periodistas y caricaturistas, así como dos policías. Además otras cuatro personas resultaron heridas en el ataque.

El jueves 8 de enero una policía fue asesinada en Montrouge por Amedy Coulibaly, uno de los miembros de la célula yihadista, y el viernes, 9 de enero, se produjo una doble toma de rehenes en una tienda judía en París y en una imprenta en Dammartin-en-Goële, a unos 40 km al noreste de la capital francesa, donde los hermanos Said y Chérif Kouachi -autores del ataque a Charlie Hebdo- se habían atrincherado. No sabían que tenían un rehén que permaneció todo el rato escondido.

Said y Chérif Kouachi, franceses de origen argelino de 32 y 34 años, cayeron bajo el fuego de las fuerzas del orden al salir de la imprenta disparando con sus fusiles kalashnikov. El rehén resultó ileso.

Casi al mismo tiempo, moría en otro asalto de las fuerzas de élite Amedy Coulibaly tras secuestrar a varias personas en una tienda kosher en el este de París. El joven estaba vinculado con los hermanos Kouachi. Coulibaly mató a 4 rehenes antes del asalto de la policía, que comenzó con detonaciones, antes de que varias decenas de agentes entraran al supermercado de alimentación judía.

Los hermanos Said y Chérif Kouachi formaban parte de un grupo de jóvenes musulmanes franceses adoctrinados en desde el año 2000 en París. Chérif, el menor de los hermanos, fue condenado en 2008 a tres años de cárcel, tras ser detenido cuando iba a viajar a Irak. Said, el mayor, estuvo en 2011 en Yemen, donce recibió entrenamiento militar, según fuentes estadounidenses. Ambos estuvieron vinculados a la llamada red de Buttes-Chaumont -nombre de un parque del norte de París donde los integrantes hacían ejercicios físicos-, que reclutaba combatientes para hacer la yihad («Guerra Santa») en Irak.

Los ataques fueron respondidos días después con una marcha multitudinaria por las calles de París en la que participaron una cincuentena de líderes políticos mundiales. La manifestación, de más de 3 millones de personas, colapsó las calles de París en una impresionante muestra de repulsa contra el terrorismo y a favor de la tolerancia y la libertad de expresión. La marcha convocada para reivindicar los valores de la República francesa estuvo encabezada por las familias de las 17 víctimas en los atentados yihadistas de esta semana en Francia y por casi 50 dirigentes políticos venidos de todo el mundo.

El semanario Charlie Hebdo salió de nuevo a la venta días después de los ataques islamistas de París con una tirada de tres millones de ejemplares. En la portada sobre fondo verde, se presentó una nueva caricatura de Mahoma, en la que el profeta, apenado por los dramáticos hechos sucedidos en París, sostiene un cartel de «Je Suis Charlie» bajo el título de «Queda todo perdonado». 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Cinco meses después de los ataques islamistas que golpearon París