Acuerdo histórico entre el Vaticano y Palestina

AFP

INTERNACIONAL

Israel lamenta el gesto de la Santa Sede, que ha plasmado su postura a favor de los «dos Estados», por considerarlo nocivo para la paz en la región

26 jun 2015 . Actualizado a las 21:18 h.

La Santa Sede firmó este viernes un acuerdo histórico con los palestinos, un gesto del Vaticano para plasmar su posición a favor de «dos Estados», que Israel lamentó por considerarlo nocivo para la paz en la región.

El acuerdo fue suscrito en el Palacio pontificio por el secretario para las relaciones con los Estados (ministro de Exteriores), el prelado británico Paul Richard Gallagher, y por el ministro palestino de Exteriores, Riyad Al Maliki.

Israel «lamentó» inmediatamente la firma del acuerdo con una de las partes en conflicto, por considerarlo nocivo para los esfuerzos de paz en la región.

«Semejante decisión no hace avanzar el proceso de paz y aleja a la dirección palestina de las negociaciones bilaterales», explicó en un comunicado el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores de Israel, Emmanuel Nahshon.

Si bien el tratado reglamenta aspectos de la vida y de la actividad de la Iglesia católica en los territorios palestinos, la misma Santa Sede admite que la firma del acuerdo tendrá repercusiones en el ámbito político.

Para Maliki se trata de un día «histórico», logrado gracias al papa argentino, quien visitó en mayo del 2014 a Israel y los territorios palestinos y ha cumplido numerosos gestos de acercamiento entre las partes.

«Sin la bendición del papa Francisco no hubiera sido posible firmarlo», afirmó.

El texto reconoce «un estatuto especial para Palestina como lugar de nacimiento del cristianismo y como cuna de las religiones monoteístas» y garantiza la «protección de los lugares santos cristianos», explicó el diplomático palestino.

El acuerdo expresa el apoyo del Vaticano a favor de una solución «del conflicto entre israelíes y palestinos en el marco de la fórmula de dos Estados», anticipó en mayo monseñor Antoine Camilleri, jefe de la delegación de la Santa Sede.