La propuesta griega, «la primera real en muchas semanas», aleja el fantasma de la quiebra

Las bolsas han reaccionado de manera positiva a lo que parece un principio de acuerdo entre el gobierno heleno y los acreedores


La Voz / Redacción

Grecia y sus acreedores empiezan a acercar sus distantes posturas. O al menos eso se lee entre las escasas líneas pronunciadas por el presidente permanente del Consejo Europeo, Donald Tusk, quien ha revelado que la propuesta que Alexis Tsipras ha puesto sobre la mesa este lunes es «la primera real en muchas semanas». Mientras la sombra del temido fantasma de la suspensión de pagos se cernía sobre el país heleno, el gobierno de Syriza comenzaba a ablandar su dura armadura y accedía a ciertos reclamos que las instituciones monetarias del Viejo Continente demandaban. 

Según se desprende de la tabla que acompaña a las medidas, filtrada por los medios locales helenos, Grecia contempla ingresos por un total de 8.000 millones de euros entre este año y el 2016. Con la reforma del IVA, que, según los medios, contempla algunas concesiones a los socios como la de elevar la carga fiscal a los hoteles, el Gobierno de Alexis Tsipras espera recaudar 680 millones en 2015 y 1.300 millones en el 2016.

Según la prensa local, el nuevo plan propuesto por el Gobierno griego mantendría tres tipos de IVA, el 6 %, el 13 % y el 23 %, a diferencia de los dos que defienden las instituciones con las que debe negociar. Esta vez Atenas estaría dispuesta a cambiar la imposición sobre algunos productos o sobre los hoteles para aumentar los ingresos fiscales, como piden las instituciones. En este sentido, en la tasa mínima del 6 % (ahora situada en el 6,5 %) quedarían solo los medicamentos, los libros y el teatro, mientras que los hoteles, actualmente en el 6,5 %, pasarían a tasarse con un 13 %. El 13 % se seguiría aplicando a los alimentos y a los productos energéticos y el resto se gravaría con un 23 %.

Según fuentes gubernamentales citadas por los medios griegos, la propuesta conlleva también la supresión del IVA reducido en las islas, una iniciativa que el socio de la coalición de Gobierno, Griegos Independientes, ha rechazado de pleno, amenazando incluso con su salida del Ejecutivo. Por otro lado, el plan contempla restringir paulatinamente la jubilación anticipada, medida de la que espera ahorrar 60 millones de euros en el 2015 y 300 millones en el 2016.

Además, prevé el aumento de las cotizaciones a las pensiones en un 3,9 %, lo que arrojaría unos ingresos adicionales de 350 millones en 2015 y de 800 millones en 2016. También aumentarían las cotizaciones a las pensiones complementarias, del 3 % actual al 3,5 %, lo que generaría ingresos de 120 millones en 2015 y de 250 millones en 2016. A ello, se suma el aumento de las contribuciones de los jubilados al seguro de enfermedad del actual 4 % a un 5 % para las pensiones regulares, y del actual 0 % a un 5 % en las pensiones complementarias.

Con ello, el Gobierno espera recaudar, en el caso de las pensiones principales, 135 millones en el 2015 y 270 millones en el 2016; en el caso de las complementarias, no se esperan ingresos en este ejercicio, pero sí 240 millones el próximo año. En Grecia conviven dos sistemas en las pensiones, y además de la jubilación estatal (regular), existe un seguro adicional (complementaria) que engloba a las distintas profesiones y que, por regla general, se financia igualmente con contribuciones de empleados, patronos y del Estado.

Otro punto de la propuesta es la creación de un impuesto especial del 12 % a todos los beneficios empresariales que superen el medio millón de euros anual, que permitiría recaudar 945 millones de euros en el 2015 y 405 millones en el  2016.La subida del impuesto de sociedades a partir del próximo año en tres puntos porcentuales, hasta el 29 %, elevaría los ingresos en otros 410 millones de euros en el 2016. El Gobierno contempla además aumentar el impuesto de solidaridad, creado tras la firma del primer rescate en el 2010, lo que elevaría los ingresos fiscales en 220 millones en el 2015 y en 250 millones en el 2016.

Por otro lado, el Ejecutivo se compromete a reducir los gastos de defensa en 200 millones de euros en el 2016. Otra medida contempla introducir una tasa a la publicidad en televisión, que permitiría ingresar, según los cálculos del Gobierno, 100 millones de euros este año y otro tanto en el 2016. Finalmente, el aumento del impuesto de lujo y de la propiedad de yates privados arrojaría 47 millones este ejercicio y el mismo monto en el 2016. 

Contrarreloj

Pero el reloj sigue su curso, y el tiempo corre muy deprisa para la economía griega. Este lunes es una jornada decisiva que sin duda marcará el futuro y la continuidad del país en la Eurozona. Tras cinco largos meses de negociación, las últimas horas se están convirtiendo en las que más pasos hacia adelante se están consiguiendo. No en vano, a Grecia solo le queda una semana para que expire el programa griego y llegue el momento de desembolsar un monto que asciende hasta los vertiginosos 7.200 millones de euros que adeuda del rescate. Y por si a alguien se le había olvidado, Donald Tusk lo volvió a recordar: «El tiempo se acaba, tanto para Grecia como para todos nosotros. Esto significa que la estrategia de esperar y ver qué pasa debe terminarse». 

A pesar de que no se prevé ninguna decisión formal, los Veintiocho han puesto parte de sus esperanzas en la reunión que se celebrará a lo largo de la tarde de este lunes, donde Tusk dijo esperar auténticas contribuciones de los países al problema: «Esta noche quiero todas las cartas sobre la mesa, esto no significa que quiera negociar detalles técnicos, significa que quiero poner fin a estos juegos políticos».

Es Tsipras quien parece haber empezado a calmar las turbulentas aguas. Según las primeras informaciones que se manejan, el propio primer ministro griego prometió ceder y cruzar algunas de las líneas que en un principio había marcado como rojas (principalmente pensiones e impuestos). De esta forma, Atenas parece aceptar suprimir la jubilación anticipada, un recorte de las pensiones complementarias más altas y, el que era el principal escollo, subir el IVA a algunos productos o servicios de consumo básico entre las familias. Unas medidas que permitirían al Ejecutivo ahorrar unos 4.500 millones de euros cada año.

Las bolsas, las más crédulas

Quiénes sí que han empezado a creer en las propuestas griegas han sido los principales parqués europeos, que han dejado atrás los tiempos caída para empezar a animarse. El Ibex-35 ha cerrado la sesión con su mayor subida desde septiembre del 2012, llegando a sumar una revalorización del 3,87 %, para dar un cambio en los 11.368,20 puntos.

El índice español ha sido sin duda uno de los más rentables de la jornada, solo siendo superado por el heleno, que se ha anotado un 9 %. Por su parte, el Dax alemán y el Cac 40 francés han ganado un 3,81 % cada uno. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La propuesta griega, «la primera real en muchas semanas», aleja el fantasma de la quiebra