Amnistía Internacional critica el «fracaso vergonzoso» con los inmigrantes

Asegura que el mundo vive la peor crisis de refugiados de nuestra era y pide compromisos para acogerlos


Madrid

Amnistía Internacional ha denunciado que los líderes del mundo están «condenando a miles» de personas a la muerte» al no darles una «protección humanitaria esencial» y a millones de personas a «una existencia insoportable» y a la «miseria».

En su informe «La crisis de refugiados mundial: Una conspiración para el abandono», presentado este lunes en Beirut, AI analiza el «sobrecogedor sufrimiento» de millones de refugiados, desde Líbano hasta Kenia, desde el mar de Andamán al Mediterráneo, y reclama a los líderes internacionales «un cambio radical» en la forma en que el mundo aborda el problema de los refugiados.

«Estamos presenciando la peor crisis de refugiados de nuestra era, en la que millones de mujeres, hombres y niños luchan por sobrevivir en medio de guerras brutales, redes de traficantes de seres humanos y gobiernos que persiguen intereses políticos egoístas en lugar de mostrar una compasión humana básica», ha subrayado el secretario general de Amnistía Internacional, Salil Shetty.

«La crisis de los refugiados es uno de los retos que definen el siglo XXI pero la respuesta de la comunidad internacional es un vergonzoso fracaso», ha advertido. En su opinión, hace falta abordar «una reforma radical de la política y la práctica para crear una estrategia global coherente e integral».

Propone reforzar la protección de los refugiados

En este sentido, Amnistía Internacional presenta una propuesta para «reforzar el sistema de protección de los refugiados» y exige a los países que adopten «compromisos firmes» para cumplir sus obligaciones legales individuales y que renueven su compromiso con «el reparto internacional» de la responsabilidad.

Entre otras medidas, la organización no gubernamental ha exigido a los países de la comunidad internacional que se comprometan a «reasentar colectivamente en los próximos cuatro años al millón de refugiados que necesitan actualmente reasentamiento» y que creen un fondo global para los refugiados que «cubra todos los llamamientos humanitarios de la ONU para crisis de refugiados» y «proporcione apoyo económico a países que acogen a un gran número» de estos inmigrantes.

Además, ha pedido la «ratificación global de la Convención sobre los Refugiados de la ONU» y el desarrollo de sistemas nacionales «justos» las solicitudes del estatuto de refugiado y garantizar que los refugiados tienen acceso a servicios básicos.

«El mundo no puede seguir mirando sentado mientras países como Líbano y Turquía asumen cargas tan enormes. No se debería permitir que un país se ocupe de una emergencia humanitaria masiva con tan poca ayuda de los demás solo porque comparte frontera con un país en conflicto», ha afirmado Shetty.

El secretario general de AI ha dejado claro que «los gobiernos de todo el mundo tienen la obligación de garantizar que nadie muere mientras trata de alcanzar la seguridad». «Es esencial que ofrezcan un lugar seguro a refugiados desesperados, establezcan un fondo global para los refugiados y adopten medidas efectivas para enjuiciar a las bandas de traficantes de personas. Ya es hora de aumentar la protección de los refugiados; todo lo que no sea eso convertirá a los líderes del mundo en cómplices de esta tragedia evitable», ha explicado.

Los refugiados de la guerra de Siria

En relación a la crisis de desplazados derivada de la guerra de Siria, AI ha recordado que hay más de cuatro millones de refugiados que han huido del país y el 95 por ciento de ellos están en solo cinco países: Turquía, Líbano, Jordania, Irak y Egipto. «Ni la comunidad internacional los ha ayudado ni las agencias humanitarias que ayudan a los refugiados les han proporcionado recursos suficientes», ha dicho AI, antes de recordar que, «pese a los llamamientos de ACNUR», «se han ofrecido a los refugiados sirios demasiados pocas plazas de reasentamiento».

«La situación es tan desesperada que algunos de los países vecinos de Siria han recurrido a medidas profundamente inquietantes, como negar a personas desesperadas la entrada en su territorio y devolver a personas al conflicto», ha advertido la ONG.

Sobre la situación en el Mediterráneo, «la ruta marítima más peligrosa» para los inmigrantes y refugiados, AI ha asegurado que en 2014 «219.000 personas hicieron la travesía» con destino a Europa en «condiciones enormemente arriesgadas» y «3.500 murieron en el intento».

Del total de inmigrantes que cruzaron el mar, 166.000 personas fueron rescatadas por las autoridades de Italia que, en octubre pasado, «bajo la presión de otros países de la UE», canceló la operación de salvamento Mare Nostrum, sustituida por la operación de la Unión Europea Tritón, «mucho más limitada».

Tras recordar que Tritón disponía de «menos barcos y su área de operaciones estaba alejada de la zona desde la que se hacen la mayoría de las llamadas de socorro», AI ha asegurado que este cambio de política «contribuyó a un dramático aumento del número de muertes en el Mediterráneo». «A 31 de mayo de 2015, 1.865 personas habían perdido la vida tratando de cruzar este mar, frente a las 425 fallecidas en el mismo periodo de 2014, según la Organización Internacional para las Migraciones», ha contado.

AI ha celebrado el refuerzo de medios europeos en el Mediterráneo por considerarlos como «un importante paso para aumentar la seguridad en el mar de las personas refugiadas y migrantes» y ha definido como «un paso adelante» pero una «cifra demasiado pequeña la propuesta de la Comisión Europea de 20.000 plazas de reasentamiento adicionales para refugiados procedentes de fuera del territorio comunitario. «Sin rutas alternativas seguras y legales suficientes para los refugiados pero también para los migrantes, la gente seguirá jugándose la vida», ha alertado.

En relación a África, la ONG ha recordado que hay más de tres millones de refugiados en el África subsahariana y que de los primeros diez países de origen de refugiados del mundo, cinco están en esta región. «Cuatro de los 10 países que más refugiados acogen están asimismo en esta región», ha añadido.

«Poca o ninguna atención» a los refugiados de África

Tras asegurar que las crisis de refugiados de África «reciben poca o ninguna atención en los foros políticos regionales o mundiales», ha afirmado que, en 2013, fueron reasentados menos de 15.000 refugiados procedentes de países africanos y «los llamamientos humanitarios de la ONU no reciben fondos suficientes».

Sobre el sureste asiático, AI ha recordado los casos de barcos de inmigrantes abandonados a la deriva en el mar de Andamán y ha advertido de que Indonesia, Malaisia y Tailandia «no han ratificado la Convención sobre los Refugiados de la ONU».

También se ha referido a la actitud del Gobierno australiano, al que ha acusado de estar incumpliendo sus responsabilidades en virtud de las leyes sobre refugiados y de Derechos Humanos. «Desde el Andamán hasta el Mediterráneo, la gente arriesga y pierde la vida mientras trata desesperadamente de llegar a un lugar seguro. La actual crisis de refugiados no se resolverá a menos que la comunidad internacional reconozca que es un problema global que exige que los Estados aumenten significativamente la cooperación internacional», ha asegurado Shetty.

«Esta semana el ACNUR dará a conocer sus estadísticas anuales sobre refugiados y es probable que veamos que la crisis está empeorando. Es hora de actuar», ha concluido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Amnistía Internacional critica el «fracaso vergonzoso» con los inmigrantes