Un bombardeo saudí destruye el casco histórico de Saná

La Unesco condena el ataque a edificios declarados patrimonio de la humanidad


Redacción / La Voz

La coalición liderada por Arabia Saudí recibió la condena de la Unesco por el bombardeo aéreo que golpeó ayer la ciudad vieja de Saná, declarada patrimonio de la humanidad. Riad desmintió estar detrás del ataque.

El general Ahmed al Asiri, portavoz de la coalición, sugirió que se trató de una explosión en un arsenal de los hutíes. Sin embargo, testigos y fuentes médicas hablan de que un misil lanzado por un avión de la coalición cayó en el barrio de Qasimi. El proyectil, que no llegó a estallar, destruyó tres edificios de cinco plantas y mató a cinco civiles, entre ellos una mujer y un niño, según pudo comprobar AFP. «Vimos la estela de un misil lanzado desde un avión [...]. Sentimos el impacto del misil cuando se estrelló contra el suelo», indicó a la agencia un vecino de Qasimi.

El objetivo del ataque no estaba claro, y los habitantes no se ponían de acuerdo sobre la presencia o no de rebeldes en una de las casas bombardeadas.

El ataque, lanzado antes del amanecer, es el primer bombardeo contra este barrio de la capital de Yemen desde el inicio el 26 de marzo de la campaña aérea de la coalición contra los rebeldes chiíes hutíes y sus aliados, fuerzas fieles al expresidente suní Alí Abdalá Saleh.

Los aviones árabes bombardearon asimismo posiciones y arsenales de armas de los rebeldes y sus aliados en Saná y en la provincia petrolera de Marib. Poco después, fuentes de Riad informaron de la muerte de un saudí alcanzado por un misil lanzado desde Yemen contra una mezquita en la región de Jizan.

Joya urbana islámica

En un comunicado, la directora de la Unesco, Irina Bokova, lamentó la pérdida de vidas humanas y los daños infligidos «a una de las joyas más antiguas del paisaje urbano islámico». Edificada en un valle en medio de las montañas a 2.200 metros de altitud, Saná fue un importante centro de difusión del islam en los siglos VII y VIII. Hoy en día siguen en pie cientos de casas-torre y otras de adobe construidas antes del siglo XI. «Me entristece ver esas magníficas casas-torre de varios pisos y sus serenos jardines reducidos a escombros», declaró Bokova.

Varias organizaciones humanitarias internacionales llamaron ayer a las fuerzas en conflicto en Yemen a poner fin al conflicto, poco antes de comenzar en Ginebra una nueva ronda de negociaciones de paz. Junto con otros oenegés internacionales, Oxfam advirtió de que en Yemen sufre una de las crisis humanitarias más graves del mundo. El 80 % de la población depende de la ayuda y poco menos de la mitad está pasando hambre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Un bombardeo saudí destruye el casco histórico de Saná