El primer ministro rumano rechaza dimitir tras ser acusado de corrupción

El socialdemócrata Ponta argumentó que solo el Parlamento puede destituirlo


Bucarest / Agencias

El primer ministro rumano, Víctor Ponta, rechazó ayer presentar su dimisión, como le pide el presidente del país, Klaus Iohannis, tras la investigación abierta por la Dirección Nacional Anticorrupción (DNA) contra él por presuntos delitos de falsedad documental, blanqueo de dinero y evasión fiscal en la época en la que era abogado, en el 2007, y conflicto de intereses cuando ya era jefe de Gobierno.

El socialdemócrata Ponta argumentó que solo el Parlamento puede destituirlo.

Las sospechas están vinculadas a otro presunto caso de corrupción en el que está implicado su aliado político Dan Sova, diputado y exministro de Transportes. La DNA ha pedido en varias ocasiones que se retire la inmunidad a Sova, sospechoso en tres casos, pero el Parlamento siempre ha votado en contra.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El primer ministro rumano rechaza dimitir tras ser acusado de corrupción