Ayelet Shaked, el rostro más duro del Gobierno de Israel

Su objetivo como ministra de Justicia es reforzar el poder legislativo sobre el judicial


Amán / corresponsal

Ayelet Shaked es la nueva, y controvertida, estrella del recién estrenado Gobierno de Benjamín Netanyahu. «¿La Sarah Palin de Israel?», ha llegado a decir de ella el diario progresista Haaretz. La actual ministra de Justicia llega al cargo acusada de «apología del genocidio» y precedida de declaraciones como que «todos los palestinos» son «enemigos de Israel», que los jóvenes árabes son «serpientes» que buscan el «martirio» y que sus madres deberían «ir al infierno» con ellos.

Shaked, de 39 años y mano derecha de Naftalí Bennet, el líder del partido procolono Casa Judía, se ha convertido en el rostro que simboliza el carácter del Gobierno más de extrema derecha de la historia de Israel. Sus posiciones han hecho incluso de Netayanhu la cara de la moderación. Su mensaje radical contrasta con su imagen moderna, y su belleza, según insiste en resaltar la prensa. Ingeniera, casada con un expiloto de combate y madre de dos hijos, su interés por la política llegó cuando contactó con colonos y simpatizantes de extrema derecha, como instructora de la Brigada Golani del Ejército.

Shaked es todo un desafío para el Gobierno. Rechaza las negociaciones de paz y su objetivo es reforzar el poder legislativo en detrimento del judicial. Asume el cargo con escolta, tras haber recibido amenazas de muerte.

Netanyahu ha tratado de minimizar las competencias de Shaked en su cargo de ministra de Justicia. El primer ministro tuvo que aceptarla in extremis como le exigía Casa Judía para formar un Gobierno de coalición.

Protestas en la Nakba

Su figura destacaba ayer, un día después de que el nuevo Ejecutivo israelí jurara sus cargos y cuando se conmemoraba el día de la Nakba. Una jornada de protestas, que terminó con una veintena de heridos en Gaza y Cisjordania, para recordar lo que en árabe significa la catátrofe: la declaración del Estado de Israel en 1948 que derivó en una guerra y el éxodo masivo de 750.000 palestinos. Hoy, 5 millones, entre víctimas y descendientes, suponen un tercio de los refugiados mundiales.

La credibilidad de la política israelí pasa por sus momentos más bajos. Al creciente aislamiento internacional se ha sumado el reconocimiento del Estado palestino por parte del Vaticano. Hoy, el papa Francisco recibe a su presidente, Mahmud Abás, que asistirá el domingo a la canonización de las dos primeras santas de Palestina: Mariam Baouardy, de Nazaret, y sor María Alfonsina, nacida en Jerusalén, en los años previos a la creación de Israel en 1948.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Ayelet Shaked, el rostro más duro del Gobierno de Israel