La fiscalía señala que acusado de colocar los explosivos en la maratón de Boston lo hizo para «castigar a EE.UU.»

Dzhokhar Tsarnaev mató a tres personas e hirió a 264 el 15 de abril del 2013. El juicio por los atentados entra en su recta final


El acusado de colocar dos artefactos explosivos en la maratón de Boston el 15 de abril del 2013, Dzhokhar Tsarnaev, «quería castigar a Estados Unidos» cuando mató a tres personas e hirió a 264, ha explicado un fiscal federal este lunes.

En los alegatos finales, antes de que el jurado decida si Tsarnaev es culpable de colocar los artefactos y disparar a un agente de Policía tres días después, el asistente del fiscal de Estados Unidos, Aloke Chakravarty, ha descrito el ataque como deliberado y extremista. «El acusado pensaba que sus valores eran más importantes que las personas de alrededor. Quería despertar a los muyadihines para la guerra santa», ha detallado Chakravarty. «Quería aterrorizar a este país y castigar a Estados Unidos por lo que estaba haciendo a su gente», ha añadido.

Tsarnaev puede ser condenado a pena de muerte si el jurado, que durante 16 días ha escuchado testimonio tras testimonio contra él, lo considera culpable del ataque. De etnia chechena, el joven se trasladó a Estados Unidos unos diez años antes del ataque. Sus abogados abrieron el juicio hace un mes con la directa admisión de que «había sido él» quien llevó a cabo el atentado, pero señalaron que su cliente no fue motivado por motivos ideológicos, sino por subordinación a su hermano mayor, Tameralan Tsarnaev, de 26 años, que murió el 19 de abril, después de un tiroteo con la Policía, y a quien los fiscales consideran cómplice de Dzhokhar.

El tiroteo en el que Tameralan perdió la vida terminó cuando Dzhokhar huyó a toda velocidad dejando a su hermano en el camino. Dzhokar encontró un escondite en un barco, donde escribió una nota que sugería que el ataque era un castigo por las campañas militares de Estados Unidos en los países musulmanes.

Sus abogados cerrarán sus últimos alegatos este lunes. Estos pueden ser un adelanto de los argumentos que cada parte planea presentar en las siguientes fases del juicio, cuando el mismo jurado escuchará testimonios de nuevos testigos antes de determinar si Tsarnaev será condenado a cadena perpetua sin libertad condicional o pena de muerte.

El jurado ha visto este lunes un vídeo grabado por una cámara de Seguridad de Dzhokhar Tsarnaev de pie con una mochila entre la muchedumbre en la línea de meta de la maratón minutos antes de la explosión, que mató a la gerente de un restaurante, Krystle Campbell, de 29 años; al estudiante chino de intercambio Lu Lingzi, de 23 años, y a Martin Richard, un niño de ocho años. Además Tsarnaev está acusado de disparar mortalmente al agente de Policía del Instituto de Tecnología de Massachusetts Sean Collier, de 26 años.

En el vídeo también aparece una bomba, que cargó el acusado y dejó en frente del restaurante Forum, cerca de la línea de meta, lo que causó la muerte de Richard y Lingzi. El jurado también ha visto otro vídeo grabado por un hombre herido en la explosión. En él se ha hecho evidente el caos y la confusión de los segundos posteriores a la explosión junto con un grito que alertaba de la posibilidad de otra explosión y otra voz que clamaba «hay fuego aquí, hay fuego aquí».

Los padres del niño, William y Denise, la bailarina Heather Abbot, que perdió las dos piernas, y el excomisario de la Policía de Boston, Ed Davis, se encuentran entre las personas que han asistido a la vista de los alegatos finales. El acusado, por su parte, ha permanecido en silencio, aunque si es declarado culpable, puede que testifique durante la fase de la sentencia, según han apuntado algunos expertos en leyes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La fiscalía señala que acusado de colocar los explosivos en la maratón de Boston lo hizo para «castigar a EE.UU.»