Accidentes aéreos: Una posibilidad de morir entre cinco millones

La tasa de supervivencia en accidentes de aviones comerciales desde 1930 es del 53 %


vigo / la voz

Usted tendría que volar, volar y volar y hacerlo prácticamente durante toda su vida para llegar a verse envuelto en un accidente aéreo. Y no se trata de una opinión o una conjetura, es puro análisis estadístico.

La Procuraduría General de la Aviación inglesa ha estudiado los vuelos comerciales realizados en todo el mundo entre 1993 y el 2012 y ha llegado a la conclusión de que un usuario del transporte aéreo tiene una posibilidad de morir por cada 4,7 millones de viajes que haga en alguna de las 78 principales aerolíneas del planeta. La probabilidad de que usted sobreviva en esas mismas compañías a un siniestro con víctimas mortales es de una por cada 3,4 millones de vuelos, advierte el citado estudio.

Cerrando un poco más el abanico para comprobar la siniestralidad en las 39 principales aerolíneas, la muerte se encontrará estadísticamente en uno de cada 19,8 millones de vuelos, mientras que para ser testigo vivo de una catástrofe con muertos en el mismo ramillete de compañías, baja a uno por cada diez millones de trayectos realizados.

Poniéndonos en lo peor, y pensando en hacer un viaje en las 39 aerolíneas con peores índices de siniestralidad del planeta, sería necesario volar 1,5 millones de veces en ellas para sobrevivir a un accidentes con fallecidos, y hacer hasta dos millones de viajes para que el muerto sea usted.

Avionetas, lo menos seguro

Compañías al margen, los vuelos en aviones de pasajeros, sean regulares o chárter, son los más seguros de todos los existentes, a tenor de los datos reunidos por la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte del Gobierno de Estados Unidos. La agencia federal norteamericana cifra en 4,03 el número de muertes que se producen en diez años por cada millón de horas de vuelo en ese tipo de aviones. La cifra da un salto considerable, hasta las 10,74 muertes por millón de horas de vuelo en las aerolíneas regionales. Jets privados y aerotaxis ofrecen menos garantías de no sufrir un siniestro mortal, 12,24 igualmente por millón de horas voladas. Y el parámetro llega a cifras que ya imponen respeto cuando se analiza el historial de las avionetas y demás aeronaves de aviación general, dado que 22,43 personas fallecen por cada millón de horas voladas en esos aparatos.

Tras analizar todos los accidentes mortales registrados en aviones de pasajeros entre 1930 y el 2010, el portal norteamericano Plane Crash Info ha llegado a la conclusión de que la tasa de supervivencia en esos vuelos con víctimas llega incluso hasta el 53 %. Eso sí, la década pasada es, según su base de datos, una de las de menor supervivencia, entre otros motivos por el resultado de los ataques terroristas del 11-S. La tasa de dicho período es de un 24 %, once puntos menos que en los años noventa. Tanto en la década de los 30 como en la de los 40, la misma tasa se situaba en torno al 20 %, pero hay que hacer constar que los aviones de entonces eran de mucha menor capacidad que los actuales.

El error humano de los pilotos ha generado entre 1950 y 2010 el 58 % de los accidentes aéreos mortales, mientras que los fallos mecánicos se erigen en segundo motivo con el 21 % de los casos, la climatología aporta otro 16 % y los sabotajes un 3.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Accidentes aéreos: Una posibilidad de morir entre cinco millones