«La mujer que estaba detrás de mí cayó muerta. Vivo de milagro»

Un alcalde tarraconense y su esposa salieron ilesos del asalto, en el que perecieron dos jubilados barceloneses

Uno de los heridos, en el momento de llegar al Hospital Charles Nicole para ser atendido
Uno de los heridos, en el momento de llegar al Hospital Charles Nicole para ser atendido

redacción / la voz

«Íbamos a visitar el museo del Bardo, que está al lado del Parlamento y, de repente vimos cómo dos personas salían armadas de una furgoneta y comenzaban a disparar al azar. Yo conseguí agarrarme a una ventana, y mi mujer entró en un lavabo público, eso nos salvó. La mujer que había detrás de mí cayó muerta por los disparos, vivo de milagro». Esto es parte del relato que el alcalde de la localidad tarraconense de Vallmoll desde 1991, Josep Lluís Cusidó, (PSC) realizó sobre los momentos críticos del atentado de ayer en Túnez.

En conversación telefónica con Ricardo Canyelles, del semanario El Vallenc, a quien había informado que iba de viaje a Túnez para descansar unos días antes de comenzar la preparación de las elecciones municipales, Cusidó comentó que unos segundos después del tiroteo corrieron edificio arriba y él se escondió en un armario. «Hemos hecho un crucero y ha sido una tragedia. Hemos visto morir a compañeros», dijo, e insistió en que no se preocuparan por él, «que estaba bien».

Con el matrimonio Cusidó viajaban unos treinta españoles. «Esto costará mucho olvidarlo: ver morir gente, a la que he intentado ayudar y que ha muerto en mis brazos», lamentó.

«Todos estamos muy afectados, uno viene de vacaciones y han matado a un niño», expresó el regidor, además de criticar que le habían dicho que Túnez es un país muy seguro, pero que ha comprobado que no es así.

El crucero Splendida partió de Barcelona el pasado día 13 y tenía previsto emprender ayer el regreso para llegar a la capital catalana mañana. Pero «falta mucha gente por subir al barco, que quizás esté en hospitales o muerta», aseguró Cusidó. Probablemente no elevará anclas hasta hoy. Como el Fascinosa. «La seguridad de nuestros pasajeros y la tripulación es la máxima prioridad para Costa», afirmó la naviera de este último.

Peor suerte que el matrimonio Cusidó corrió el formado por Antonio Cirera Pérez y Dolores Sánchez Rami, dos barceloneses jubilados que no pudieron salvar sus vidas. Todos formaban parte de los dos grupos de 90 españoles que habían llegado a Túnez en dos cruceros, el Fascinosa de Costa Cruceros (60) y el Splendida de MSC (30).

El guía local Wasel Busid aseguró que en el mismo grupo había diez mexicanos, cuatro argentinos, cuatro colombianos y cuatro brasileños. Según Busid, al salir del autobús, un joven de unos 22 años abrió fuego con una metralleta y mató a siete personas antes de que sus compañeros retuvieran a los rehenes y se atrincheraran en el jardín que une el museo del Bardo y el Parlamento.

El ministro de Interior español, Jorge Fernández Díaz, explicó que enviará de forma inminente a Túnez a dos policías especializados en la lucha antiterrorista para recabar información y colaborar en lo necesario.

El rey Felipe VI calificó de «execrable y cobarde» la acción terrorista, y envió un telegrama de condolencias al presidente de Túnez, Beyi Caid Essebsi.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

«La mujer que estaba detrás de mí cayó muerta. Vivo de milagro»