China espolea la carrera armamentística en Asia

La Asamblea Popular abre hoy su sesión anual con el anuncio de un nuevo incremento del gasto en defensa, esta vez del 10 %


Pekín / E. La Voz

Aunque su economía crece a un ritmo más lento desde principios de los años 90, China sigue mostrando músculo en defensa aumentado su presupuesto militar en torno a un 10 % para este año. Así lo anunció ayer Fu Ying, la portavoz de la Asamblea Popular, el Parlamento chino, en una rueda de prensa previa a la cita política más importante del año que empieza hoy. Como ya viene haciendo desde hace dos décadas, Pekín vuelve a elevar su gasto militar anual con una cifra de dos dígitos aunque se trata de la subida más baja desde el 2010.

La defensa nacional es una de las prioridades para el régimen chino que busca garantizarse la supremacía en la región, donde mantiene conflictos marítimos con países vecinos como Japón y Filipinas. Esa apuesta militar de China llevó al primer ministro japonés, Shinzo Abe, a subir hasta un 2,8 % sus gastos en defensa este año, lo que supone una partida de 37.500 millones de euros. Además, la India ha incrementado su presupuesto militar un 11 %.

Será hoy en la apertura de la Asamblea cuando el primer ministro, Li Keqiang, confirme la cifra que rondará en torno a los 900.000 millones de yuanes (130.412 millones de euros). «China tiene un camino más duro que otras naciones para modernizar su defensa nacional, ya que solo dependemos de nosotros mismos en la investigación y el desarrollo de la mayoría de nuestro equipamiento militar», afirmó Fu Ying para justificar el gasto. «La modernización militar es parte de la modernización del país», zanjó.

Inversión sin clarificar

Una tercera parte de ese presupuesto se destinará a mejorar los sueldos de los 2,3 millones de soldados que forman el Ejército Popular, el más numeroso del mundo. El resto, explicó Fu, se invertirá en la compra y el mantenimiento de equipos y en la formación de los militares. Aunque según expertos internacionales en ese gasto no se incluyen la inversión en armamento y en investigación, lo que elevaría el presupuesto un 40 o un 50 %.

Al mismo tiempo que China sigue invirtiendo en su Ejército, sobre sus altos mandos se centra la batalla contra la corrupción, de la que Xi Jinping ha hecho alarde desde que llegó al poder en marzo del 2012. Esta misma semana han sido investigados catorce generales, muchos de ellos nombrados recientemente, y ayer 39 diputados.

Precisamente, la corrupción será uno de los principales temas a tratar en esta reunión del órgano legislativo chino, integrado por 3.000 diputados donde también se debatirán nuevas reformas económicas y sociales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

China espolea la carrera armamentística en Asia