Ofensiva de Merkel y Hollande para frenar la guerra total en Ucrania

España liderará en el 2016 la nueva fuerza de la OTAN para el este de Europa

Merkel y Hollande presentaron ayer su iniciativa de paz en Kiev al presidente ucraniano.
Merkel y Hollande presentaron ayer su iniciativa de paz en Kiev al presidente ucraniano.

Redacción / La Voz

Angela Merkel y François Hollande reactivaron ayer la vía diplomática para frenar la escalada bélica entre ucranianos y prorrusos que precipita a la región hacia una guerra total. Llevan bajo el brazo una nueva propuesta de paz que ayer presentaron en Kiev al presidente Petro Poroshenko y hoy lo harán a Vladimir Putin en Moscú. Todo su esfuerzo está supeditado a la decisión de Barack Obama sobre si entrega o no armas a Ucrania. El jefe de la diplomacia de EE.UU., John Kerry, que estaba en Kiev para escenificar una vez más su apoyo, explicó que el presidente tomará esa decisión «pronto».

Ucrania es reticente a llegar a un acuerdo, principalmente porque lo considera una rendición. «Lo más importante es la paz, pero no estudiaremos nada que ponga en duda la integridad territorial» de Ucrania, dijo el primer ministro Yatseniuk a la prensa tras reunirse con Kerry.

Rusia, en cambio, no desprecia un acuerdo. Entre sus planes no está que Donetsk y Lugansk logren la independencia, pero si mantener un conflicto de bajo perfil que entorpezcan la recuperación económica y las reformas políticas que tanto necesita Ucrania y que le encaminarían hacia la órbita de Europa.

La tabla de salvación para Ucrania sería que Obama se decidiera por fin a entregarle armas. Hasta ahora se resistía a dar ese paso, pero la intrusión rusa y la ineficacia de las sanciones le están llevado a cambiar de parecer.

El Ejército ucraniano está en franca desventaja frente a los separatistas respaldados por el poderío militar ruso, y la llegada de armamento estadounidense cambiaría la balanza de fuerzas. El líder independentista de Donetsk reaccionó a la amenaza anunciando el lunes la movilización de 100.000 hombres, un objetivo imposible de cumplir si la llegada de «voluntarios» del otro lado de la frontera, es decir, rusos.

Kerry señaló que prefiere una solución diplomática, pero no cerrará los ojos ante la agresión de Rusia. Moscú advirtió que la entrega de armas sería visa como una amenaza directa a su seguridad. Francia y Alemania se oponen. Hollande dijo que «o entramos en una lógica de armar a los protagonistas u optamos por la diplomacia». Merkel espera disuadir a Obama durante su cita el domingo en la Casa Blanca.

Como señal de la tensión creciente con Rusia, la OTAN decidió ayer reforzar su presencia en Europa del Este con la creación de una fuerza de reacción rápida de 5.000 soldados para responder a lo que el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, calificó como «la agresión» rusa en Ucrania. Stoltenberg insistió, no obstante, que la nueva fuerza tendrá una misión defensiva y su base estará en el oeste.

España, Francia, Alemania, Italia, Polonia y el Reino Unido liderarán de manera rotatoria la unidad multinacional, que estará preparada para movilizarse en días. El Gobierno español se ha ofrecido a liderarla en el 2016, año en el que se espera esté plenamente operativa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Ofensiva de Merkel y Hollande para frenar la guerra total en Ucrania