México da por muertos a los 43 estudiantes por motivos electorales, según los padres

El fiscal, que no cierra la investigación, se basa en el sicario que ordenó la masacre

El portavoz de la familia, Felipe de la Cruz
El portavoz de la familia, Felipe de la Cruz MEXICO | REUTERS
la voz

Los padres de los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala el pasado 26 de septiembre aseguraron que el fiscal «pretende cerrar de manera descarada» la investigación, ante la proximidad de las elecciones generales. Es la respuesta del portavoz de los familiares, Felipe de la Cruz, al fiscal general de México, Jesús Murillo Karam, después de que concluyera que tiene la «certeza legal» de que los jóvenes fueron asesinados por sicarios del narcotráfico. Y es que faltan cinco meses y pocos días para que los mexicanos tengan una doble cita con las urnas: la renovación de la Cámara de los Diputados y la de los Gobiernos locales de varios estados, incluido el de Guerrero, donde tuvo lugar la masacre.

La evidencia «científica» que presentó Murillo es un vídeo en el que las declaraciones de más de cien sospechosos son refrendadas por el testimonio «clave» de Felipe Rodríguez, el Cepillo, el jefe de los sicarios de los Guerreros Unidos, detenido el 15 de enero, que dio la orden de masacrar a los jóvenes.

Los testimonios de los detenidos están respaldados por más de 400 pruebas periciales y dos reconstrucciones de los hechos. Además, han sido identificados «plenamente» cuatro de los estudiantes. A tres los ubicaron con sus apodos los asesinos, que los interrogaron porque pensaron que eran infiltrados del narco cartel rival de Los Rojos, como corroboró el Cepillo; el otro es el único que logró identificar el laboratorio austríaco que analiza parte de los restos, que están muy deteriorados por la incineración, encontrados gracias a testimonios de los detenidos.

 

Conclusión del fiscal

Con estas evidencias, la Fiscalía llega «sin lugar a dudas, a concluir que los estudiantes fueron privados de la libertad, privados de la vida, incinerados y arrojados al río San Juan», aunque no determina si alguno de ellos pertenecía a algún clan delictivo. «Es la verdad histórica», recalcó Murillo, que aclaró que no da por cerrado el caso, sino solo la muerte de los estudiantes.

Los padres advirtieron que no permitirán que se cierre el caso y denunciarán al Gobierno ante la ONU. El presidente, Enrique Peña Nieto, afirmó que la tragedia de Iguala y el dolor causado no pueden tener a los mexicanos «atrapados». «No podemos quedarnos ahí», declaró.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

México da por muertos a los 43 estudiantes por motivos electorales, según los padres