Un antiguo comunista, encargado de renegociar la deuda

Yanis Dragasakis es el elegido para supervisar el pulso económico de todo el Gobierno


Atenas / E. Especial

Yanis Dragasakis (Lasithi, Creta, 1947) es el hombre elegido por Alexis Tsipras para supervisar el pulso económico de todo el Gobierno. Curiosamente, un antiguo comunista será el encargado de negociar con la troika una posible reestructuración de la deuda. Dragasakis es totalmente contrario a los recortes al igual que el ministro de Finanzas, Yanis Varufakis. Pero suele ser más discreto y templado en su discurso que su colega, que presenta un perfil mucho más mediático. Quizás esa diplomacia en las formas pueda deberse a que es el único de los integrantes del Ejecutivo de Tsipras con experiencia de gobierno.

Durante varios meses de 1989 y 1990 formó parte del Gobierno de unión nacional presidido por el conservador Xenofón Zolotas, como vicepresidente de Economía. Dragasakis fue un opositor al régimen de la dictadura militar. Formó parte de las juventudes de la Izquierda Democrática Unida, la única formación izquierdista que por aquel entonces le permitía desarrollar su activismo político de forma legal en los años de la dictadura.

 

 

En el KKE

 

Cuando cayeron los coroneles se integró en el KKE, el partido de los comunistas griegos. Fue diputado de Sinapismos, la coalición que acogía a los ortodoxos y a comunistas europeístas. Cuando el KKE tomó la decisión de abandonar esta alianza Dragasakis optó por quedarse. Fue una de las bajas destacadas que sufrieron los escindidos. Tiene fama de buen estratega y en ese caso acertó.

También tiene una larga experiencia como diputado. Además fue miembro de la comisión de Economía y de Presupuestos y de la delegación griega en la Asamblea Parlamentaria de la Organización de Cooperación y de Seguridad en Europa (OSCE).

Este economista, con estudios en la London School of Economic, fue uno de los redactores del programa de Salónica, el documento que recoge las medidas económicas que quiere impulsar Syriza para acabar «con la emergencia social», luchar contra el fraude fiscal y estimular el crecimiento económico.

Cuando el socialista Evangelos Venizelos dejó el Ministerio de Defensa para asumir el de Finanzas aseguró: «Esto sí que es ir a una verdadera guerra». En el caso de Dragasakis, sigue teniendo un frente interno, y el frente externo se presenta más encarnizado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Un antiguo comunista, encargado de renegociar la deuda