Europa envía un mensaje de fuerza con una ofensiva policial contra los islamistas

Francia, Bélgica y Alemania detienen a 29 sospechosos en redadas simultáneas

Más de 250 agentes y tres comandos especiales participaron ayer en la redada contra islamistas en barrios de Berlín.
Más de 250 agentes y tres comandos especiales participaron ayer en la redada contra islamistas en barrios de Berlín.

Bruselas / corresponsal

«Lucha sin tregua» contra el terrorismo islámico. Fue lo que prometió el ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve, tras la matanza perpetrada en junio por el radical Mehdi Nemmouche en el museo judío de Bruselas. Siete meses después una ofensiva policial contra los yihadistas en el corazón de Europa ha logrado desmantelar en 48 horas varias células islamistas y detenido a 29 personas en Francia, Bélgica y Alemania. El primer ministro belga, Charles Michel, pidió a sus colegas europeos celebrar una cumbre en febrero para tratar de coordinar las medidas antiterroristas de la UE.

Las redadas comenzaron en Bélgica el jueves en Verviers, donde fueron abatidos dos presuntos yihadistas que planeaban atentar «de forma inminente» y se prolongaron hasta ayer por la mañana, con doce registros y trece detenidos. «Se han desmantelado varias células cuyo objetivo era matar a policías», reveló ayer el fiscal Thierry Werts. Se desconoce por el momento el origen de los Kalashnikov, pistolas y explosivos incautados en el inmueble de Verviers. Dos individuos que supuestamente huyeron de la redada de Verviers fueron detenidos en Francia, cerca de la frontera con Italia. El fiscal belga ya anunció que pedirá su extradición.

En París y su periferia fueron detenidos doce sospechosos, entre ellos tres mujeres, por «prestar apoyo logístico» con apartamentos, armas y vehículos a los autores de los ataques de la pasada semana. Al menos ocho de ellos fueron localizados en Grigny, ciudad donde se crio el terrorista Amedy Coulibaly. El primer ministro francés, Manuel Valls, descartó que hubiese vínculos entre esas detenciones y las que se produjeron de forma simultánea en Bélgica y Alemania.

En Berlín, más de 250 agentes y tres comandos especiales efectuaron redadas en once lugares frecuentados por salafistas radicales, deteniendo a los ciudadanos de origen turco Ismet D., de 41 años, y Emin F., de 43 años. El primero es el emir de un grupo islamista radical formado por turcos y rusos procedentes de Chechenia y Daguestán, y el segundo, el jefe de finanzas. Vinculados al Estado Islámico, se les acusa de reclutar a jóvenes para luchar en Siria y de planear ataques en ese país árabe.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Europa envía un mensaje de fuerza con una ofensiva policial contra los islamistas