El terrorista de la tienda judía de París pasó el Año Nuevo en Madrid

Fue con su mujer y regresó a París para preparar los atentados con los Kouachi. El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ya ha abierto una investigación


París / Colpisa

Amedy Coulibaly, el yihadista que asaltó la tienda judía de París, pasó el día de Año Nuevo en Madrid antes de regresar a la capital francesa al día siguiente por carretera para preparar la ofensiva de atentados coordinados con los hermamos Chérfi y Said Kouachi, autores del ataque a Charlie Hebdo. Según una fuente próxima a la investigación citada por la cadena gala M6, condujo a su esposa, Hayat Boumeddiene, hasta Madrid el 1 de enero en un coche que había adquirido previamente. Las autoridades galas han contactado con sus homólogas españolas para averiguar si Coulibaly, considerado el jefe del comando yihadista, se entrevistó con alguien en Madrid. El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha abierto una investigación sobre esta visita de Coulibaly, tras recibir un informe de la Policía Nacional.

Su viuda , con la que estaba casado por el rito musulmán, tomó el 2 de enero en Barajas un vuelo con destino a Estambul. Iba acompañada del francoargelino de 26 años Mehdi Sabry Belhoucine, cuyo hermano fue condenado el 11 de julio en París por participar en una red de reclutamiento de combatientes para la guerra santa. Según Turquía, Boumeddiene cruzó la frontera y entró en Siria el día 8.

La policía francesa ha identificado a un cuarto miembro del comando yihadista que ensangrentó París con el asesinato de 17 personas. Se trata de un delincuente fichado por bandidismo, nacido en los arrabales de la capital, que según algunas informaciones ha huido a Siria en los últimos días. Las llaves de una moto han conducido hasta el considerado cómplice operativo de Coulibaly. Fueron descubiertas en el piso franco que el yihadista ocupaba en Gentilly (periferia de París). En el registro también se hallaron armas, explosivos, chalecos antibalas y banderas del Estado Islámico. Los investigadores creen que este cuarto hombre pudo llevar en moto a Coulibaly hasta el supermercado judío de la Puerta de Vincennes en el que se hizo fuerte con una veintena de rehenes, de los que mató a cuatro, antes de ser abatido.

También se cree que es el misterioso agresor de un ciudadano que hacía deporte en un bosque en Fontenay-aux-Roses (al sur de París) horas después del atentado contra Charlie Hebdo. Herida de bala en hombro, espalda y una pierna, la víctima declaró antes de entrar en coma que le disparó un hombre de tipo europeo.

Los casquillos encontrados en el lugar de los hechos fueron disparados con una pistola Tokarev del calibre 7,62 intervenida en el supermercado a Coulibaly, que es de origen africano. La víctima, que no llevaba uniforme ni signos religiosos, sigue en coma pero su vida ya no corre peligro.

Compra de armas

Las pesquisas han permitido averiguar que Coulibaly financió el arsenal del comando con un crédito al consumo de 6.000 euros. Fue suscrito el 4 de diciembre con la compañía Cofidis a la que facilitó su verdadero DNI, pero una nómina falsificada con un salario de 2.978 euros.

Las armas que utilizaron los hermanos Kouachi fueron compradas a un belga que ayer acudió por iniciativa propia a la comisaria de Charleroi. La decisión de entregarse la tomó después de que se diera a conocer que los terroristas pagaron 5.000 euros en un intercambio en la estación de Midi de Bruselas. El hombre está bajo arresto y ha sido acusado de tráfico de armas. También tuvo contacto con Coulibaly.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos

El terrorista de la tienda judía de París pasó el Año Nuevo en Madrid