Europa radicaliza sus leyes contra la yihad

Francia impone medidas excepcionales para incrementar el control. En España, PP y PSOE perfilan un pacto de Estado para perseguir el terrorismo integrista

Valls se seca las lágrimas tras el emotivo homenaje a los tres policías asesinados.
Valls se seca las lágrimas tras el emotivo homenaje a los tres policías asesinados.

París / Colpisa

«Francia está en guerra contra el terrorismo y el yihadismo, pero no contra el islam y los musulmanes», proclamó ayer Manuel Valls en una sesión histórica en la Asamblea Nacional, en la que los diputados entonaron juntos de pie La Marsellesa por primera vez desde el armisticio de la Primera Guerra Mundial en 1918. El primer ministro francés presentó sus «medias excepcionales pero no de excepción» para reforzar la lucha contra el terrorismo, entre ellas la creación «antes de fin de año» de sectores específicos en las cárceles para agrupar y aislar a los presos yihadistas.

Pocas veces se ha asistido a una atmósfera de comunión nacional, recogimiento unánime y dignidad como la de ayer en el Parlamento galo, habitual jaula de grillos y ventilador de todo tipo de armas arrojadizas. Por una vez los diputados estuvieron a la altura del pueblo. Todos puestos en pie guardaron un estremecedor minuto de silencio en memoria de las 17 víctimas mortales.

El país «está de pie»

«Los apoyos y la solidaridad venidos de todo el mundo no se equivocaron: es el espíritu de Francia, su luz, su mensaje universal lo que se ha querido abatir. Pero Francia está de pie», clamó Valls en el arranque de un discurso de tres cuartos de hora interrumpido a menudo por los aplausos. Fue el mismo mensaje que lanzó el presidente François Hollande por la mañana en el emotivo homenaje a los tres policías muertos, en los que familiares y ministros terminaron llorando. «Clarissa [Jean-Philippe], Franck [Brinsolaro], Ahmed [Merabet] murieron para que nosotros podamos vivir libres», dijo Hollande ante los féretros antes de imponerles la medalla de la Legión de Honor.

En la Asamblea, el primer ministro socialista desgranó las medidas «nunca derogatorias del Estado de derecho», que va a someter a la aprobación parlamentaria. Puso especial énfasis en el combate contra los fenómenos de radicalización en el ámbito carcelario. «Antes de fin de año la vigilancia de los presos considerados como radicalizados será organizada en sectores específicos creados en los establecimientos penitenciarios», anunció. Una política puesta en marcha en otoño en la prisión de Fresnes a la que la ministra de Justicia, Christiane Taubira, acudió por la tarde para visitar esa unidad especial que en la actualidad acoge a 23 reclusos.

Otras medidas son reforzar significativamente los medios humanos y materiales de sus servicios secretos que a mediados del 2014 abandonaron las vigilancias infructuosas a las que sometían a los hermanos Kouachi, autores del atentado contra Charlie Hebdo. Además, se creará un fichero de personas condenadas por terrorismo o «miembros de grupos de combate» que obligará a los afectados a declarar su domicilio y a someterse a controles. También se reforzará la vigilancia de Internet y las redes sociales, «usadas más que nunca por los yihadistas». Para septiembre estará operativo en Francia el controvertido registro de datos de pasajeros aéreos, herramienta bloqueada en la Eurocámara.

Los ministros de Interior, Justicia y Defensa disponen ahora de ocho días para elaborar las primeras propuestas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Europa radicaliza sus leyes contra la yihad