UNICEF denuncia la «agonía» y «violencia constante» que sufren las niñas en Nigeria

Se refiere a la ofensiva del grupo yihadista Boko Haram que ha costado la vida a unas 2.000 personas en la región de Baga


El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), ha denunciado la «agonía» y la «violencia constante» que están sufriendo las niñas en el norte de Nigeria y ha recordado el reciente ataque de Baga o la utilización de niñas-bomba para cometer atentados.

«Las palabras no pueden expresar nuestra rabia ni aliviar la agonía de quienes sufren la violencia constante en el norte de Nigeria», ha afirmado el director ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake.

En concreto, se ha referido a la ofensiva del grupo yihadista Boko Haram que ha costado la vida a unas 2.000 personas en la región de Baga y a la utilización de niñas-bomba en atentados con bomba.

«Unos 2.000 niños, mujeres y ancianos inocentes masacrados en Baga. Niñas enviadas a morir con bombas adosadas al pecho en Maiduguri. Y no olvidemos a las 200 niñas robadas a sus familias y que siguen perdidas», ha recordado.

Para Lake «estas imágenes del norte de Nigeria deberían estar abrasando la conciencia del mundo». «Estas imágenes de los últims días y lo que implican para el futuro de Nigeria deberían forzar una reacción efectiva. Esto no puede seguir», ha apostillado.

El sábado 16 personas murieron en un atentado suicida de una niña de unos diez años en la ciudad de Maiduguri. Otras dos niñas se inmolaron el domingo en Potiskum y mataron a otras tres personas en otra supuesta acción del grupo yihadista Boko Haram.

Boko Haram -que significa «la educación occidental es pecaminosa» en idioma hausa- lucha por establecer un Estado islámico en Nigeria y en 2014 mató a más de 10.000 personas, según un recuento realizado por el Council on Foreign Relations.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

UNICEF denuncia la «agonía» y «violencia constante» que sufren las niñas en Nigeria