París se convierte hoy en la capital mundial de la lucha antiterrorista

Marine Le Pen convoca a sus partidarios en las ciudades que gobiernan

En Niza, más de 23.000 personas se han manifestado en la emblemática avenida de los Ingleses con el lema «Yo soy Charlie».
En Niza, más de 23.000 personas se han manifestado en la emblemática avenida de los Ingleses con el lema «Yo soy Charlie».

París, redacción / Colpisa, la voz

París va a ser hoy la capital mundial de la lucha contra el terrorismo. Además de la cumbre internacional de ministros del Interior, la capital francesa acoge una manifestación masiva en homenaje a las diecisiete víctimas mortales causadas en tres días por tres yihadistas galos.

Será la segunda vez desde 1945 en que un presidente de la República participe en una manifestación. El primero fue François Mitterrand, quien se sumó en 1990 a una protesta contra el racismo y el antisemitismo.

Unos 700.000, la víspera

Un día antes, una marea humana -700.000 personas, según cálculos de Interior- invadió las calles de varias ciudades de Francia en favor de la libertad de expresión y en solidaridad con las víctimas. Los cortejos recorrieron en silencio los centros urbanos de capitales provinciales con carteles en los que se leía «Todos somos Charlie». Muchos manifestantes esgrimieron lápices y rotuladores en homenaje a los caricaturistas asesinados en los locales del semanario satírico.

Las concentraciones fueron nutridas en Toulouse (80.000 personas), Marsella (45.000), Orleans (22.000), Niza (25.000), Nantes (30.000), Ruán (35.000), Lille (22.000) y Besançon (20.000). En Pau, con apenas 80.000 habitantes, participaron cerca de 40.000 ciudadanos.

La comunidad judía homenajeó anoche a los cuatro fallecidos en la toma de rehenes en la tienda de kosher de París, con una concentración en la que se leían mensajes de «Yo soy judío». A ella acudieron la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, y el primer ministro, Manuel Valls, que lanzó un mensaje de confianza a esta comunidad religiosa afirmando que «Francia, sin los judíos, ya no es Francia». Su frase sonó como respuesta a la declaración hecha poco antes por el primer ministro Benjamín Netanyahu, exhortando a los judíos franceses a emigrar a Israel porque «es su hogar». Adelantó que un equipo ministerial especial se reunirá en los próximos días para adoptar medidas que alienten a la emigración de judíos franceses y de otros países.

Las medidas de seguridad prometen ser draconianas en la marcha de hoy en París. «Se adoptaron todas las medidas para que esta manifestación pueda desarrollarse en un clima de recogimiento, respeto y seguridad», anunció el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, al término de una reunión de crisis en el palacio del Elíseo. Además de los 5.500 policías y soldados, habrá 150 agentes de civil para proteger a las personalidades extranjeras, y francotiradores apostados en los tejados.

Hollande ha pedido a todos los franceses que se sumen a la ?marcha republicana? para defender «los valores de la democracia, de la libertad y del pluralismo». Quien finalmente no comparecerá en el desfile entre las plazas de la República y la Nación será la presidenta del Frente Nacional, Marine Le Pen, quien invitó ayer a sus simpatizantes a secundar las convocatorias en las ciudades donde gobiernan, pero no la de París. «Iremos con el pueblo francés, uno e indivisible, menos en el cortejo parisiense recuperado por partidos que representan lo que los franceses detestan: el espíritu partidista, el electoralismo y la política indecente», declaró. La líder ultra acudirá a la cita de Beaucaire, ciudad sureña conquistada por el FN en las elecciones municipales de marzo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

París se convierte hoy en la capital mundial de la lucha antiterrorista