Estados Unidos anuncia que Cuba comienza a liberar a presos políticos

victoria toro NUEVA YORK / CORRESPONSAL

INTERNACIONAL

Manifestantes mexicanos protestan frente al hotel donde se hospeda Peña Nieto.
Manifestantes mexicanos protestan frente al hotel donde se hospeda Peña Nieto. LENIN NOLLY efe

Obama pide ayuda a Peña Nieto para avanzar en las relaciones con la isla

07 ene 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

La portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki, aseguró ayer, sin dar más datos, que Cuba ha liberado a una parte de la lista de 53 presos políticos elaborada por Washington. El senador republicano de origen cubano Marco Rubio pidió ayer al Gobierno que suspenda las conversaciones previstas para este mes hasta que se complete la liberación de los 53 presos de la lista. En La Habana, ni el Gobierno ni los medios han informado sobre la liberación, pero la Comisión Cubana de Derechos Humanos, ilegal aunque tolerada, indicó que estaba contactando familias para confirmar las excarcelaciones.

La noticia de los primeros gestos de reconciliación que Washington pedía a La Habana se produce el día del encuentro entre los presidentes estadounidense y mexicano. El pragmatismo político salvó a Enrique Peña Nieto de pasar el peor trago en su visita a Barack Obama en la Casa Blanca, y el asunto de los 43 estudiantes desaparecidos se cayó de la agenda para que los mandatarios se centraran en Cuba, donde el presidente de Estados Unidos necesita al de México como mediador.

Pero Peña Nieto, a quien a su llegada a la residencia presidencial recibía una manifestación que pedía a Obama firmeza en exigir al mandatario mexicano más respeto por los derechos humanos, no tuvo más remedio que recordar la desaparición de los 43 estudiantes en Guerrero. Un asunto que ha sumido a su Gobierno en la mayor crisis política desde que asumió la presidencia en diciembre del 2012. En los días previos, se había filtrado que en el encuentro bilateral se trataría el tema e incluso la organización Human Rights Watch hizo pública el lunes una carta a Obama en la que le pedía que presione a su homólogo mexicano para que se ocupe con «mayor seriedad» de las violaciones de los derechos humanos en su país.

Sin embargo, unas horas antes el Gobierno mexicano anunció que el asunto no entraría en la agenda. La razón, puramente diplomática, es que Obama necesita al líder mexicano para avanzar en la normalización de las relaciones con Cuba, así que hubiera estado fuera de lugar que le cayera una reprimenda. Tras el anuncio del restablecimiento de relaciones diplomáticas entre EE.UU. y Cuba, Obama pidió a Raúl Castro gestos de avance en las reformas democráticas que avalen el paso que dio en diciembre. Y para conseguir eso México puede ser el socio ideal. México y Cuba siempre han mantenido relaciones normales. No solo eso: el distanciamiento entre Washington y La Habana ha sido en las pasadas décadas un tema de fricción entre EE.UU. y México.

Cumbre de las Américas

En la rueda de prensa conjunta, Obama explicó que Cuba será uno de los países participantes en la próxima Cumbre de las Américas que se celebrará en Panamá en abril. El estadounidense volvió a defender su decisión de reanudar las relaciones con Cuba de forma «más constructiva» y Peña Nieto felicitó a Obama por esa decisión «audaz» y garantizó que su país será «un promotor incansable para la buena vecindad» entre Washington y La Habana.