El humo y los restos del incendio impiden buscar más víctimas dentro del «Norman Atlantic»

EFE ROMA

INTERNACIONAL

CIRO DE LUCA | Reuters

El ferri llegó ayer remolcado al puerto de Brindisi tras el incidente que, el pasado domingo, acabó con la vida de 11 personas

03 ene 2015 . Actualizado a las 18:28 h.

El humo y las altas temperaturas impidieron hoy buscar más víctimas dentro del ferri Norman Atlantic, que llegó ayer remolcado al puerto de Brindisi (sur de Italia) tras el incendio sufrido el domingo en el mar en que murieron once personas.

«De momento, pero recuerdo que estamos todavía en una fase inicial de la entrada en la nave, no hemos encontrado cuerpos», declaró a la prensa al final de la jornada de inspección Ettore Cardinali, de la fiscalía de Bari, que ha asumido la investigación del suceso.

Cardinali reconoció que no se pudo entrar en todas las zonas del barco «para verificar su contenido y eventualmente (si hay) más cuerpos, que no se excluye que los haya», agregó.

El responsable de la fiscalía explicó que en la misión de inspección llevada a cabo participaron bomberos, carabineros y miembros de la policía científica, que controlaron «todos los aspectos técnicos del sistema de seguridad y antiincendios y sobre la evacuación de la nave».

Buzos de la policía inspeccionaron además el casco del buque «para ver si ahí había problemas eventuales para la navegación y para verificar en cualquier caso la posibilidad de que hubiera cualquier cosa bajo la quilla».

«En el garaje de la nave la temperatura es todavía muy elevada», había explicado antes Mario Valente, comandante de la capitanía del puerto de Brindisi.

Valente precisó que a bordo del Norman Atlantic subió el fiscal de Bari, Giuseppe Volpe, quien coordina el equipo de investigación de la Guardia Costiera (el servicio de guardacostas), los carabineros y la policía. «En el interior del barco hay partes que fueron destruidas completamente por el fuego», añadió el comandante.

El fiscal Volpe declaró el jueves que la cifra de desaparecidos por el suceso podría alcanzar un máximo de quince personas.