Barack Obama autoriza sanciones contra Corea del Norte en respuesta al hackeo a Sony

El país liderado por Kim Jong-un sigue negando estar detrás del ataque informático


Agencias

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha autorizado este viernes el uso de sanciones económicas contra Corea del Norte y sus oficiales como «primer aspecto de la respuesta» contra el ataque informático presuntamente realizado por Pyongyang contra el estudio Sony Pictures. Las nuevas sanciones, adoptadas contra diez responsables del régimen y tres organizaciones y empresas norcoreanas, responden a las «numerosas provocaciones» y particularmente por el reciente ciberataque contra Sony Pictures, según indicó un comunicado del departamento del Tesoro estadounidense.

«Esta orden no va dirigida al pueblo de Corea del Norte, sino que está destinada al Gobierno de Corea del Norte y a sus actividades que amenazan a los Estados Unidos y a otros», indicó Obama en una carta enviada a los líderes de la Cámara Baja y el Senado de EEUU. El mandatario firmó así una orden ejecutiva que permite imponer más sanciones a Corea del Norte debido a la actitud «provocativa, desestabilizadora y represiva» de ese Gobierno y en particular su «ciberataque destructivo y coercitivo» a Sony, según indicó el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, en un comunicado. «Estas acciones son el primer aspecto de nuestra respuesta» al ciberataque, añadió Earnest.

Las tres entidades sancionadas por el Departamento del Tesoro son la Oficina General de Reconocimiento (RGB, en inglés), la Corporación de Comercio para el Desarrollo de Minas (KOMID), y la Corporación de Comercio Tangun de Corea, según otro comunicado. RGB es «la principal organización de inteligencia de Corea del Norte» y canaliza «muchas de las operaciones cibernéticas» del país, además de estar implicada en «una serie de actividades para incluir comercio de armas convencionales prohibidas por numerosas resoluciones del Consejo de Seguridad» de la ONU, según el Tesoro. Por su parte, KOMID es «el principal comerciante de armas y exportador de bienes y servicios relacionados con misiles balísticos y armas convencionales» del país; mientras que la Corporación Tangun proporciona «materias primas y tecnologías para apoyar la investigación de defensa» de Corea del Norte, precisó el Tesoro.

Además, el Tesoro sancionó a diez funcionarios del Gobierno norcoreano que verán congelado el patrimonio que puedan tener bajo jurisdicción estadounidense y se le prohibirá el acceso al territorio de EEUU. Los sancionados son el funcionario norcoreano Yu Kwang Ho; los encargados de los intereses de KOMID en el sur de África, Kil Jong Hun y Kim KwangYon; el representante de esa entidad en Rusia, Jang Song Chol; y dos encargados de esa empresa en Irán, Kim YongChol y Jang YongSon.

También fueron sancionados el funcionario para Asuntos Externos de KOMID, Kim Kyuis; dos representantes de KOMID en Siria, Ryu Jin y KangRyong; y un representante en Shenyang (China) de la Corporación de Comercio Tangun de Corea, Kim Kwang Chun, según el Tesoro.

Respuesta al ataque a Sony

El anuncio de estas sanciones llegan después de que se conociera durante los últimos días de 2014 que Estados Unidos continuaba con la investigación sobre el ataque de Sony Pictures el pasado 24 de noviembre, y que según las primeras informaciones estuvo relacionado con el estreno de The Interview. Los investigadores estan examinando la posibilidad de que Pyongyang haya «subcontratado» parte de las tareas informáticas, ya que «carece de las capacidades para llevar adelante algunos elementos de la sofisticada campaña», según añade el funcionario, que no ha sido autorizado para hablar públicamente sobre el asunto.

Si bien se investiga si Corea del Norte reclutó o no a contratistas extranjeros, el FBI mantiene su declaración previa de que Pyongyang fue el autor principal del ataque contra Sony. «El FBI ha llegado a la conclusión de que el Gobierno de Corea del Norte es responsable por el hurto y destrucción de información de la red de Sony Pictures Entertainment», aseguró la Oficina Federal de Investigación en un comunicado al que ha tenido acceso la agencia Reuters.

Sin embargo, Corea del Norte sigue negando estar detrás del ataque. Las personas que se atribuyeron responsabilidad por el ataque, un grupo llamado «Guardians of Peace» («Guardianes de la Paz»), dijeron en publicaciones en Internet que estaban indignadas por la película The Interview, una comedia que gira entorno al asesinato del líder norcoreano Kim Jong-un, y adviertieron de que sembrarían el terror en los cines que mostraran la cinta y comparó su plan con los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

Después de que las principales salas de cine del país rechazaran el filme por temor a sufrir un atentado, Sony anunció el 17 de diciembre la cancelación del estreno de The Interview, previsto para el 25 de diciembre. Sin embargo, varios cines independientes se ofrecieron a proyectar el filme el día de Navidad y Sony decidió autorizar el estreno en esas salas y otras que se sumaron también. El presidente aplaudió entonces la decisión de Sony de autorizar la proyección de la película, tras haber calificado unos días antes de «error» la cancelación de su estreno. En aquel momento, Obama aseguró que «causaron mucho daño y vamos a responder. Vamos a responder proporcionalmente y vamos a responder en el lugar, tiempo y manera que escojamos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Barack Obama autoriza sanciones contra Corea del Norte en respuesta al hackeo a Sony