¿Qué va a cambiar con la nueva situación en las relaciones entre Cuba y EE.UU.?

Los dos países aspiran a una completa normalización de sus relaciones diplomáticas


El presidente estadounidense, Barack Obama, nunca ocultó su posición respecto a Cuba. Ya durante su campaña electoral en el 2008 dijo que estaba dispuesto a reunirse con su homólogo cubano, Raúl Castro, «en el momento y el lugar» que él eligiera. Ambos se atreven ahora a dar un paso decisivo para empezar una nueva relación, poblada también de interrogantes.

¿En qué consiste el acercamiento entre La Habana y Washington?

El principal punto del acuerdo es el intercambio de espías. Cuba dejó libre a un espía que llevaba encarcelado casi 20 años en la isla, y como contrapartida Estados Unidos liberó a los tres últimos agentes de los «Cinco» que formaban parte de una red de espionaje en Miami. Cuba dejó partir además por «razones humanitarias» al cooperante Alan Gross, que pasó cinco años en prisión y cuya situación fue uno de los grandes escollos para que el actual acercamiento se produjera antes.

¿Qué cambia ahora en la relación entre ambos países?

Cuba y Estados Unidos aspiran a una completa normalización de sus relaciones diplomáticas, lo que implica encuentros a alto nivel, acuerdos en asuntos bilaterales o la participación conjunta en cumbres internacionales. Washington abrirá una embajada en La Habana, donde hoy solo tiene una Oficina de Intereses. Además, Estados Unidos revisará la clasificación de la isla desde 1982 como Estado que patrocina el terrorismo.

¿Se levanta el embargo impuesto a Cuba en 1960?

No. Solamente el Congreso estadounidense puede hacerlo, por lo que el comercio con la isla sigue estando prohibido. Obama puede aligerar sin embargo parcialmente la aplicación del embargo y llegar tan lejos como pueda. Ya anteriormente ha habido excepciones. Por ejemplo en el 2013 el Departamento de Comercio permitió exportaciones agrícolas por valor de 3.000 millones de dólares (2.400 millones de euros) y exportaciones de productos médicos por valor de casi 300 millones de dólares.

¿Qué tipo de intercambio es posible ahora?

Estados Unidos permitirá la exportación de materiales de construcción o equipos para empresas privadas, por ejemplo para gerentes de restaurantes, peluquerías o herramientas agrícolas para campesinos. Con ello se espera conseguir una estabilización del sector privado dentro de la economía socialista planificada de Cuba.

¿Los turistas estadounidenses pueden viajar ya sin más a la isla?

No. Como parte del embargo, los viajes puramente turísticos siguen prohibidos. Hay 12 motivos por los que es posible realizar un viaje, por ejemplo para visitar a familiares, competiciones deportivas, talleres o con objetivos de investigación. Se estima que se flexibilizarán las limitaciones para todo este tipo de traslados. Sin embargo, los turistas estadounidenses llevan mucho tiempo viajando de forma ilegal a la isla por ejemplo a través de México o Las Bahamas.

Los funcionarios de migraciones cubanos no les sellan los pasaportes al entrar al país. En el futuro se podrá llevar a Estados Unidos tras una visita a Cuba productos por valor de hasta 400 dólares, entre ellos alcohol y tabaco por valor de hasta 100 dólares.

¿Qué cambia para los cubanos?

Los 11 millones de habitantes de la isla podrán tener ahora un mejor acceso a Internet, porque en el futuro estará permitida la venta de tecnología de comunicaciones, entre otros software, hardware y servicios. De esa forma, Estados Unidos quiere fomentar el diálogo y fortalecer a la sociedad civil, en la esperanza de que eso conduzca poco a poco a un cambio de sistema. El acceso a la red, que en Cuba se realiza aún en gran medida por satélite y que la gran mayoría no está autorizada a contratar para casa, es lento y caro. Quien tenga parientes en Estados Unidos podrá recibir además en el futuro hasta 2.000 dólares en remesas, cuando el límite era ahora de 500 dólares.

¿Por qué Estados Unidos se acerca justamente ahora a su pequeño vecino?

Barack Obama está entrando en el final de su Presidencia, le quedan dos años. Como ya ocurriera con la política inmigratoria, el mayor compromiso en la lucha contra el cambio climático y las negociaciones nucleares con Irán, el presidente cada vez se inclina más por las acciones en solitario. Ya no tiene que enfrentarse a la opinión pública en las urnas y puede verse beneficiado a nivel personal por el «paso histórico».

¿Y cuál es el interés de los cubanos?

La isla fue sostenida durante muchos años por la Unión Soviética y no se ha recuperado aún por completo del colapso de esta última a principios de los años 90. Cuba es dependiente de su aliada ideológica Venezuela, pero la economía va cuesta abajo en el país sudamericano, y los expertos temen que Caracas ponga fin o limite en algún momento al envío diario de unos 100.000 barriles de petróleo en condiciones preferentes. Así que el lento acercamiento de Cuba a su gran vecino del norte puede ser crucial.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

¿Qué va a cambiar con la nueva situación en las relaciones entre Cuba y EE.UU.?