Cuba libera al contratista Alan Gross a cambio de tres agentes que cumplían condena en Estados Unidos

La Casa Blanca lo señalaba como el principal impedimento para mantener «relaciones más constructivas» con la isla; tras esta operación se atisban cambios en la política de Washington hacia La Habana


Agencias

Las autoridades cubanas han liberado este miércoles al prisionero estadounidense Alan Gross ante un pedido de carácter humanitario formulado por Estados Unidos.

El contratista cumplió cinco años de una pena de 15 por «amenazas a la seguridad del Estado». Antes de su liberación, la Casa Blanca señalaba al retenido como el principal impedimento para mantener «relaciones más constructivas» con Cuba.

Gross ha embarcado en el avión escoltado por su mujer, Judy, tres congresistas y miembros del Servicio Secreto. Cuando han abandonado el espacio aéreo cubano, Gross se ha puesto de pie, según ha informado la cadena estadounidense NBC. Al parecer, el resto del vuelo Gross ha disfrutado de comida típicamente estadounidense que ha echado de menos durante su estancia en la isla caribeña, como palomitas, y ha llamado por teléfono a algunos miembros de su familia.

Gross llegó procedente de Cuba en un avión estadounidense. Unas horas más tarde, agradeció públicamente al presidente Obama su mediación: «Gracias al presidente Obama por todo lo que ha hecho», dijo acompañado de su esposa, Judy, a la que agradeció sus inagotables esfuerzos para su liberación el tiempo que ha estado preso en Cuba.

Gross también quiso expresar su «máximo respeto» y «cariño» a los cubanos, que, «de ninguna manera, son responsables de la prueba a la que mi familia y yo hemos sido sometidos: «Me duele verlos tratados tan injustamente como una de las consecuencias de las políticas beligerantes mutuas de los dos gobiernos».

En este sentido, manifestó su deseo de que «podamos ahora superar las políticas beligerantes mutuas», y aseguró que se sintió «muy feliz» al escuchar el anuncio del presidente Obama, «un elemento de cambio que apoyo plenamente», de iniciar conversaciones para restablecer las relaciones bilaterales, rotas desde 1961.

Tres agentes cubanos

Alan Gross fue liberado «a cambio» de Gerardo Hernández, Antonio Guerrero y Ramón Labaniño, tres agentes cubanos que cumplían duras condenas en cárceles de Estados Unidos. «Hubo un intercambio con personas del área de inteligencia», dijo un funcionario estadounidense. La fuente reconoció que se trataba de los tres agentes arrestados en 1998 cuando el FBI desmanteló la red de espionaje «Avispa» y que aún permanecían en cárceles del país (los otros dos ya hanbían sido liberados). Este grupo de agentes fueron declarados culpables en el 2001 de conspirar y operar como agentes extranjeros sin haberlo notificado al Gobierno de Estados Unidos.

Gerardo Hernández Nordelo nació en La Habana (Cuba) en junio de 1965. Miembro del Partido Comunista de Cuba, fue destinado a Florida (EEUU) como agente para controlar la comunidad anticastrista. En 1998 fue detenido por el FBI bajo la acusación de espionaje y un tribunal federal de Florida lo condenó el 14 de diciembre de 2001 a dos cadenas perpetuas por penetrar en instalaciones militares de EEUU, infiltrarse en grupos anticubanos de Miami y participar en el derribo de dos avionetas en febrero de 1996 del grupo en el exilio «Hermanos al Rescate».

Antonio Guerrero González nació en octubre 1958 en Miami pero se crió en Cuba, donde sus padres se trasladaron al poco de comenzar la revolución castrista. Estudió Ingeniería de la Construcción en la extinta Unión Soviética y, tras regresar a su país, comenzó a trabajar como ingeniero en la aerolínea Cubana de Aviación. Militante del Partido Comunista, en 1991 llegó a Florida desde Panamá y en 1998 fue detenido por supuestas actividades de espionaje. Acusado por la Fiscalía de dos delitos de conspiración contra la seguridad de EE. UU., un tribunal federal de Florida le impuso cadena perpetua y otras dos penas de cinco años de privación de libertad.

Ramón Labaniño Salazar nació en La Habana el 9 de junio de 1963, en el seno de una humilde familia de origen campesino. Economista y político, se graduó en Economía en la Universidad de La Habana. Detenido en Estados Unidos junto a los dos anteriores por el FBI, fue acusado de poner en peligro la seguridad estadounidense y condenado por un tribunal federal de Floridad en 2001 a 30 años de prisión por conspirar y operar como agentes extranjeros sin haberlo notificado al Gobierno de EE. UU.

Cambios en las relaciones bilaterales

Los presidentes de Estados Unidos y Cuba, Barack Obama y Raúl Castro, respectivamente, darán esta tarde sendos discursos para hablar de la situación de las relaciones bilaterales tras la liberación del contratista.

La televisión cubana ha informado de que el discurso de Castro tendrá lugar a las 18.00 (hora peninsular española). A la misma hora, Obama pronunciará sus primeras palabras, informan los medios norteamericanos, que prevén cambios en la política de Washington hacia La Habana.

La prisión de Gross, según autoridades norteamericanas, es el principal obstáculo para un acercamiento entre los dos países.

Cuba ha propuesto en reiteradas ocasiones estar dispuesta a liberar a Gross a cambio de la excarcelación de tres agentes cubanos, de cinco presos originalmente, que cumplen amplias condenas bajo cargo de espionaje. Anteriormente, Washington se había negadoa un intercambio de prisioneros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Cuba libera al contratista Alan Gross a cambio de tres agentes que cumplían condena en Estados Unidos