España y México apuestan fuerte por la Comunidad Iberoamericana

ander azpiroz VERACRUZ / COLPISA

INTERNACIONAL

Rajoy con el presidente de Televisa, Emilio Azcárraga, y Peña Nieto en el Foro de Comunicación.
Rajoy con el presidente de Televisa, Emilio Azcárraga, y Peña Nieto en el Foro de Comunicación. R. Basurto efe

Ante la ausencia de Rousseff, Cristina Fernández, Maduro y la incógnita de Castro

09 dic 2014 . Actualizado a las 05:00 h.

Frente al desinterés por la cumbre de mandatarios como la brasileña Dilma Rousseff, la argentina Cristina Fernández y el venezolano Nicolás Maduro, ausentes en Veracruz, el presidente español, Mariano Rajoy, lanzó una encendida defensa de la Comunidad Iberoamericana acompañado por el mexicano, Enrique Peña Nieto. También seguía en el aire la incógnita de si hoy acudirá Raúl Castro, a quien visitó estos días para convencerlo Peña Nieto. Tanto Rajoy como su homólogo mexicano han resaltado que tienen en muchas cosas en común, como haber puesto en marcha amplios programas de reformas en sus países. «Compartir nos conviene a todos, sin excepción, aunque todos tengamos nuestras prioridades», dijo Rajoy: «Somos más fuertes cuando hablamos con una sola voz».

La XXIV Cumbre Iberoamericana arrancó con la primera sesión plenaria de jefes de Estado y de Gobierno. Antes del inicio de la Cumbre, el rey Felipe VI destacó cómo los ciudadanos de la comunidad iberoamericana han tejido una red de alianzas familiares y sociales que no se encuentra en otras partes del mundo, una ventaja en un mundo en el que es obligatorio articular alianzas y sumar esfuerzos.

Rajoy aprovechó su intervención en el III Foro de la Comunicación para defender sus reformas y, sin perder un minuto para poner en práctica su nueva política de comunicación, presumió en cada una de sus intervenciones de que, de un inminente rescate, España ha pasado a liderar el crecimiento de la Unión Europea. El jefe del Ejecutivo repitió que las reformas, el único camino para asegurar la viabilidad del futuro, implican tomar decisiones difíciles y frente a ellas colocó a quienes intentan «pescar en río revuelto». «No hay espacio para las ocurrencias ni para las frivolidades. España necesita seguir acometiendo sus reformas», zanjó en un mensaje que dirigió, sin nombrarlos, tanto al PSOE como a Podemos.

Tras sus respectivos compromisos, el rey y el jefe del Ejecutivo comieron con Peña Nieto en una almuerzo que se ha repetido entre ambos países con motivo de todas las cumbres desde la primera de 1991. Después ambos intervinieron en la primera sesión plenaria, en la que los líderes iberoamericanos debatieron sobre educación y cultura. En estos campos Veracruz debería avanzar en dos proyectos concretos: la instauración de una beca universitaria similar a la Erasmus europea y la creación de un carné joven iberoamericano.

Hoy la cumbre proseguirá durante la mañana. La jornada se iniciará con un desayuno de las autoridades españolas con los presidentes centroamericanos. Después habrá dos horas para el retiro, un espacio de tiempo en el que los mandatarios se reúnen a solas y en el que pueden dialogar sobre los temas que consideren oportunos. Tras una segunda sesión plenaria dedicada a la innovación, Peña Nieto cerrará la cita y pasará el testigo a Colombia, país anfitrión de la próxima cumbre, que se celebrará ya en el 2016.