Los «seals» fracasan en el rescate de un rehén de Al Qaida en Yemen

Los yihadistas asesinaron también a otro prisionero que iban a liberar hoy


nueva york / corresponsal

La de ayer es la tercera operación de rescate fallida de los Navy SEAL en los últimos meses. Con la agravante de que en esta ocasión, además, el intento de liberar al fotoperiodista estadounidense Luke Somers le costó la vida al profesor sudafricano Pierre Korkie, al que la filial yemení de Al Qaida iba a dejar hoy en libertad.

El cuerpo de operaciones especiales de élite de EE.UU. había intentado recobrar a Somers, secuestrado hace un año, la última semana de noviembre, pero sus captores lo habían trasladado unos días antes de la cueva en la que lo escondían. El segundo intento de liberar a Somers de los Navy SEAL se llevó a cabo en colaboración con las Fuerzas Armadas yemeníes. Tras el intento fallido de noviembre, la filial de Al Qaida en la Península Arábiga (AQPA) emitió un vídeo en el que aseguraba que, si en 72 horas Washington no cumplía con sus peticiones, matarían a Somers, y los servicios de inteligencia estadounidenses concluyeron que la ejecución era inminente. Con esta información, según explicó el jefe del Pentágono, Chuck Hagel, Obama dio la orden de actuar.

El cuerpo de operaciones especiales estaba formado por 40 integrantes que llegaron al lugar en el que Al Qaida ocultaba a los secuestrados a la 1 de la madrugada, hora de Yemen, del sábado. Cuando estaban a cien metros del recinto, un ruido, probablemente el ladrido de un perro, alertó a los terroristas, que comenzaron a disparar. Entonces los seals vieron cómo uno de los secuestradores entraba en el pequeño edificio en el que mantenían a los rehenes y poco después salía. Cuando el tiroteo acabó y pudieron entrar en el edificio, hallaron a Somers y a Korkie aún vivos, pero malheridos. Los médicos los trasladaron con vida a un helicóptero híbrido Osprey para llevarlos a un buque anfibio, pero Somers murió en el vuelo y Korkie, en el barco.

La oenegé para la que trabajaba Korkie explicó que el sudafricano, secuestrado en mayo del 2013, iba a ser liberado hoy mismo y que su mujer quedó libre en enero. Al parecer, Al Qaida había recibido los tres millones de dólares de rescate. EE.UU. sigue fiel a su política de no pagar rescates, pero hay otros países, como Sudáfrica en esta ocasión, que sí lo hacen, lo que proporcionó a Al Qaida en la Península Arábiga millones de dólares con los que financiarse en los últimos años y también motivos para multiplicar los raptos de extranjeros.

Al principio del verano, también fracasó la operación para liberar al periodista James Foley, secuestrado en Siria y cuya decapitación dio la vuelta al mundo en un vídeo difundido por el Estado Islámico. A sus padres se les había impedido continuar una campaña de recaudación de fondos para pagar el rescate.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Los «seals» fracasan en el rescate de un rehén de Al Qaida en Yemen