Putin paraliza la construcción del gasoducto South Stream

La infraestructura, criticada por la UE y que comunicaría Rusia con Europa, no recibió el permiso de Bulgaria para obras en su zona


Madrid

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha decidido abandonar la construcción del gasoducto South Stream que comunicaría el país con Europa tras no recibir el permiso de Bulgaria para las obras en su zona, según recoge la agencia Ria Novosti.

«Tomando en cuenta que hasta el momento no hemos recibido la autorización de Bulgaria, consideramos que en estas condiciones Rusia no puede seguir adelante con el proyecto», anunció Putin tras reunirse con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan.

El presidente ruso recalcó que, dado que Bulgaria no ha dado permiso para las obras en su zona económica exclusiva, sería «absurdo» invertir centenares de millones de dólares en el proyecto y construir la tubería a través del mar Negro para después «pararse en la frontera búlgara».

En esta línea, el presidente de Gazprom, Alexéi Miller, ha asegurado no ve ningún futuro para el gasoducto South Stream. «Se acabó, el proyecto está archivado», afirmó Miller tras ser preguntado sobre cuál sería la decisión final sobre South Stream.

El gasoducto, cuya construcción comenzó en la costa rusa del mar Negro a finales de 2012, debía permitir al grupo gasista ruso Gazprom diversificar sus rutas de exportación a Europa y reducir la dependencia del tránsito a través de Ucrania.

En 2018, South Stream iba a tener cuatro líneas con una capacidad total de 63.000 millones de metros cúbicos al año. El tramo submarino debía conectarse al terrestre en Bulgaria de donde iría a Serbia, Hungría, Eslovenia y el Norte de Italia.

Sin embargo, la Comisión Europea ha afirmado que el South Stream viola el Tercer Paquete Energético, que prohíbe a las compañías extractoras de gas poseer gasoductos en el territorio comunitario, por eso la UE buscaba bloquear el proyecto.

Por otro lado, Putin informó de que Rusia y Turquía han acordado aumentar la capacidad del gasoducto Blue Stream y aseguró que Moscú está dispuesto a bajar el precio del combustible en un 6% desde el 1 de enero. Además, añadió que la exportación de gas a Turquía aumentará a unos 3.000 millones de toneladas al año.

Posible construcción de un segundo gasoducto en Turquía

Según informa EFE, Putin sugirió que podría construirse un segundo gasoducto y establecerse un centro de distribución gasística en Turquía, cerca de la frontera griega, para dar servicio a los países del sur de Europa.

«Si se considera adecuado, podría construirse una estación de distribución de gas en la frontera entre Grecia y Turquía para dar servicio a los países del sur de Europa. Pero claro, este es un tema distinto», dijo Putin.

Según detalló poco después Alexéi Miller, Gazprom tiene ya previsto construir un nuevo gasoducto de Rusia a Turquía, con una capacidad de 63.000 millones de metros cúbicos, la misma prevista para South Stream, según señala la web turca «Enerjiport».

El centro de distribución mencionado por Putin podría tener una capacidad de 50.000 millones de metros cúbicos, agregó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Putin paraliza la construcción del gasoducto South Stream