Más de 120 muertos en un atentado de Boko Haram contra una mezquita

Podría ir dirigido contra el emir de Kano por llamar a combatir a los extremistas

la voz

Un atentado múltiple atribuido a Boko Haram se cobró ayer más de cien vidas en la principal mezquita de Kano, la mayor ciudad del norte de Nigeria y tercera más importante.

El balance podría ser superior a los 120 muertos y 270 heridos que atestigua un responsable de los servicios de emergencias a AFP, pues su equipo aún estaba recabando datos de todos los hospitales del área de Kano.

Varios kamikazes y hombres armados fueron los autores de un ataque desde múltiples frentes contra la Mezquita Central de Kano durante el rezo del viernes. El templo, el más importante de la ciudad, se halla cerca del palacio del emir Mohamed Sanusi II, una de las personalidades más influyentes de Nigeria.

Varias explosiones simultáneas

Según varios testigos, dos bombas estallaron una detrás de otra en el interior de la Gran Mezquita poco después del comienzo de la oración. A la doble explosión siguió una tercera en una calle cercana y a continuación irrumpieron en el templo varios hombres armados abriendo fuego contra los fieles que huían. El panorama se volvió más peligros cuando la policía trató de rechazar el ataque respondiendo con fuego. Algunos testigos aseguran que muchas de los muertos fueron víctimas de los disparos.

Centenares de jóvenes que iniciaron entonces una protesta destrozaron instalaciones oficiales y se enfrentaron a la policía.

El emir podría estar en el punto de mira de los terroristas, pues hace una semana había llamado a levantarse en armas contra los islamistas de Boko Haram, después de poner en duda la capacidad del Ejército y la policía para defender a la población, pero no se encontraba en Kano en el momento del atentado. Según Efe, podría estar de viaje a Arabia Saudí, a la Meca. Además, los terroristas reprochan a las autoridades islámicas haber traicionado su religión y someterse a la autoridad civil.

El emir de Kano es una personalidad influyente en Nigeria, ya que en este país poblado por 80 millones de musulmanes se sitúa justo por debajo de la máxima autoridad, el sultán de Sokoto.

El anterior emir de Kano, Ado Abdulahi Bayero, sobrevivió a dos intentos de asesinato de Boko Haram, al igual que el sultán de Sokoto. En enero del 2012, Kano sufrió otro brutal atentado con 185 muertos, y el pasado viernes 14 otras seis personas murieron en un atentado suicida.

Desactivada otra bomba

El atentado de Kano se producía poco después de que la policía lograra desactivar una bomba en Maidiguri, capital del estado de Borno y bastión de Boko Haram. La policía pudo desactivar un artefacto en el barrio de Gamboru Market poco antes de la oración, aunque no pudo evitar que explotar otro en las proximidades, aunque no causó víctimas.

Maiduguri ya fue a principios de semana escenario de dos atentados suicidas perpetrados por mujeres kamikazes que dejaron 45 muertos, después de cinco meses de paz en esta ciudad castigada en el pasado por ataques diarios de Boko Haram.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Más de 120 muertos en un atentado de Boko Haram contra una mezquita