La izquierda italiana cerca a Renzi mientras este pacta con Berlusconi

mARÍA SIGNO ROMA / CORRESPONSAL

INTERNACIONAL

Crece el malestar en el seno de su partido por no romper con Il Cavaliere

16 nov 2014 . Actualizado a las 04:00 h.

Matteo Renzi lleva camino de conseguir que los sindicatos le organicen una huelga general, la primera en veinticinco años, algo que ni Silvio Berlusconi había sido capaz de imaginar. La Confederación General Italiana del Trabajo (CGIL) está en guerra contra el Gobierno y su proyecto de ley de reforma del trabajo. Con el sindicato de izquierda, que hace unas semanas consiguió reunir en una manifestación a un millón de personas, está un sector del Partido Democrático (PD). En este otoño caliente las huelgas y manifestaciones se suceden todas las semanas como muestra de un malestar creciente ante una situación económica que empeora cada día. El pasado viernes las siglas sindicales más radicales protagonizaron diversos incidentes en Roma, Milán, Bolonia y Nápoles.

Mientras la calle protestaba, Matteo Renzi hacía un par de gestos muy criticados. Primero, se reunía en Milán con la flor y nata de la empresa italiana en una cena para recaudar fondos para el partido a 1.000 euros el cubierto. Horas después compartía mesa con Silvio Berlusconi para afianzar el polémico pacto del Nazareno que le garantiza el apoyo de Forza Italia a la nueva ley electoral. El acuerdo tiene como objetivo una reforma el Senado, que dejaría de ser una cámara elegida por sufragio universal y estaría formada por representantes de las regiones. Y para llevarla a cabo habría que dar un giro hacia un sistema parecido al español, de listas cerradas, con el que se intentaría consolidar el bipartidismo y la gobernabilidad, premiando con la mayoría al partido más votado.

La ruptura de Renzi con los sindicatos es casi total. Las centrales aseguran que la reforma del trabajo no garantiza los derechos de los trabajadores y lo acusan de haber hecho la ley que querían los empresarios. Susanna Camuso, la secretaria de CGIL, no le perdona su total rechazo a escuchar a las partes sociales, a las que acusa de «no querer cambiar el país». La convocatoria de una huelga general para el 5 de diciembre cuenta con el apoyo de Maurizio Landini, el carismático líder del sindicato de metalmecánicos (FIOM), mientras los otros dos principales sindicatos, el socialista Unión Italiana del lavoro (UIL) y el catótilco Confederazione Italiana Sindacari Lavoratori (CISL), no comparten la propuesta y prefieren otras medidas de presión.