EE.UU. veta a un ministro de Israel molesto por sus críticas

Prohíben a los trabajadores palestinos compartir autobús con los colonos

agencias

El ministro de Defensa de Israel, Moshé Yaalón, se encontró durante su visita a EE.UU. este fin de semana con el veto de la Administración Obama que no le perdonan sus continuas críticas. No fue recibido ni por el vicepresidente Joe Biden, ni el secretario de Estado, John Kerry, ni la asesora de Seguridad Nacional, Susan Rice.

El diario Haaretz calificó esa negativa como una forma de «hacer el vacío» al ministro por las críticas que ha realizado a la Casa Blanca, en especial a Kerry. Pero también criticó la filtración a los medios. «Washington esperó hasta que la visita acabase para hacer pública la historia para humillar al ministro», asegura. No obstante, fue recibido al final por el secretario de Defensa, Chuck Hagel, y la embajadora ante la ONU, Samantha Power.

Los desencuentros entre Yaalón y Washington se remontan a enero, cuando calificó a Kerry de «mesiánico y obsesivo» por buscar un acuerdo de paz entre Israel y Palestina, unas declaraciones que no gustaron a EE.UU. y por las que el ministro se disculpó. Meses después, Yaalón acusó a su principal aliado de mantener una posición débil en las conversaciones nucleares con Irán.

El ministro israelí de Economía, Yair Lapid, admitió que las relaciones entre ambos países atraviesan un período de crisis.

La polémica persigue desde siempre a Yaalón, uno de los reconocidos halcones del Gobierno de Benjamín Netanyahu. Afianzando esa imagen, su ministerio lanzó ayer una directiva que prohíbe a partir de noviembre a los trabajadores palestinos en Israel tomar el mismo autobús que los colonos israelíes para volver a Cisjordania. Una medida calificada de «segregación racial» por las asociaciones proderechos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

EE.UU. veta a un ministro de Israel molesto por sus críticas