Kerry descarta disculparse para que Corea del Norte libere a más estadounidenses

Efe

INTERNACIONAL

El secretario de Estado considera «prematuro» plantear un reducción de tropas en Corea del Sur

24 oct 2014 . Actualizado a las 21:40 h.

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, aseguró hoy que su Gobierno no pedirá disculpas a Corea del Norte para lograr la liberación de los dos compatriotas que siguen retenidos en ese país, y consideró «prematuro» hablar de una reducción de tropas estadounidenses en Corea del Sur.

«(Corea del Norte) ha hecho algunas declaraciones sobre sus expectativas de qué debería hacer Estados Unidos con respecto a (los dos estadounidenses retenidos). Hemos dejado claro que no hay ninguna disculpa ni ninguna otra declaración de ese tipo que vayamos a emitir», aseguró Kerry en declaraciones a periodistas. Estados Unidos anunció el martes la liberación de Jeffrey Fowle, de 56 años, detenido en mayo pasado, cuando se encontraba de viaje turístico en Pyongyang por supuestamente dejar escondida una biblia en una de las instalaciones de su recorrido. No obstante, otros dos estadounidenses permanecen aún detenidos en Corea del Norte, Matthew Miller y Kenneth Bae. «Tienen que liberar a esta gente porque están siendo retenidos indebidamente. Y nuestra esperanza es que reconozcan el gesto que ofrecerían al mundo sobre su voluntad de abrir un canal diplomático diferente. Así que nuestra esperanza es que (los liberen) por la razón humanitaria en sí misma», dijo Kerry, que habló tras reunirse con el ministro de Exteriores de Corea del Sur, Yun Byung-se.

Según la agencia norcoreana KCNA, el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, decidió personalmente liberar a Fowle por las «reiteradas peticiones» del presidente estadounidense, Barack Obama. Se considera inusual que el régimen norcoreano haya liberado al detenido por ese motivo, ya que en anteriores casos las devoluciones de estadounidenses requirieron las visitas a Pyongyang de altas personalidades, como los expresidentes Bill Clinton y Jimmy Carter.