Cristina Fernández dice que el lanzamiento del primer satélite argentino era «el sueño de Néstor Kirchner»

La presidenta ha lanzado un mensaje crítico con la oposición, dudando de que este «histórico momento» se hubiese producido de no ganar ella las elecciones


La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, ha celebrado este jueves por la noche la exitosa operación de lanzamiento del primer satélite argentino, el Arsat-1, y ha dicho que este paso dado por el país sudamericano era «un sueño de Néstor Kirchner».

«Uno siente que a los sueños los puede ver dormido, pero hoy tuve la sensación de que los sueños también se pueden tocar despierto», ha añadido la mandataria argentina, en un discurso desde la Casa de Gobierno que ha sido emitido por la cadena nacional y que publica el diario 'La Nación'.

La presidenta ha lanzado un mensaje crítico con la oposición, dudando de que este «histórico momento» se hubiese producido de no ganar ella las elecciones. «Me pregunto si yo no hubiera ganado las elecciones en 2007 y en 2011, si tendríamos el Arsat-1 en el espacio», ha apostillado.

Fernández de Kirchner, que vio el lanzamiento del satélite desde su despacho en la Casa Rosada, ha avanzado que «ya está construido el 70 por ciento del Arsat-2», que se pondría en órbita el año que viene, y que también «está en diseño en Arsat-3», que buscaría «optimizar toda la firma óptica de la Argentina».

El lanzamiento

El Arsat-1, el primer satélite argentino, ha sido lanzado con éxito a las 18.43 horas (hora local) de este jueves desde la base de Kourou, en Guayana Francesa, y viaja rumbo al espacio para proteger las órbitas geoestacionarias que hacen posible las telecomunicaciones argentinas.

«Hoy es un día histórico por el lanzamiento del Arsat-1, un satélite construido con tecnología argentina, con una inversión de 270 millones de dólares», había anticipado el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, en unas declaraciones que publica el diario argentino 'La Nación'.

El lanzamiento se ha retrasado 43 minutos para despegar finalmente a bordo del cohete francés Ariane. El Arsat-1 se desprenderá de la estructura del cohete y quedará en una órbita de transferencia, a 300 kilómetros del nivel del mar.

A partir de ese momento, se controlará este satélite para posicionarlo a 36.000 kilómetros de distancia de la Tierra. «Después del lanzamiento tenemos unos 10 días de órbita de transferencia hasta llegar a la órbita geoestacionaria», ha explicado uno de los responsables del proyecto.

En el momento en el que Arsat-1 esté en órbita, Argentina y sus países limítrofes tendrán servicios de Televisión Digital Abierta (TDA), Internet y telefonía IP.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Cristina Fernández dice que el lanzamiento del primer satélite argentino era «el sueño de Néstor Kirchner»