Oscar Pistorius apela al trauma y a sus obras sociales para evitar la cárcel

El Tribunal de Pretoria inició este lunes la vista para decidir la pena que impone al atleta. Sus posibilidades van desde una sentencia suspendida que le dejaría en libertad hasta una condena máxima de 15 años de prisión


Marcel Gascón | EFE

La defensa de Oscar Pistorius apeló este lunes al «trauma» por el que pasó el atleta al matar «por error» a su novia y a los numeroso proyectos de caridad en los que ha participado a lo largo de su carrera para evitar la cárcel, en el primer día de la vista oral en la que se decidirá su sentencia y que seguirá durante la jornada del martes. El atleta fue declarado hace un mes culpable de homicidio por acabar a disparos con la vida de su pareja, la modelo Reeva Steenkamp.

Tras esquivar la cadena perpetua, cárcel -como máximo 15 años-, pena de prisión con suspensión que lo dejaría en libertad, arresto domiciliario o una multa son todas la gama de sanciones ya que el Código Penal sudafricano no prevé ninguna pena automática por homicidio involuntario. Según la jurisprudencia, otros factores podrían intervenir a la hora de decidir el sentencia de Pistorius: los remordimientos expresados por el atleta de 27 años, el hecho de no contar con antecedentes penales o la eventual necesidad de enviarlo a prisión o no para proteger otras vidas humanas.

La vista para decidir la sentencia, que se celebra en el Tribunal Superior de Pretoria y que podría prolongarse durante toda la semana, incluye la declaración de expertos propuestos por la Fiscalía y el abogado del procesado. Basándose en sus declaraciones, las dos partes propondrán a la jueza Thokozile Masipa el fallo que consideran apropiado para poner punto y final al caso Pistorius.

Los abogados del corredor llamaron a declarar a tres testigos, y la primera de ellas fue la psicóloga Lore Hartzenberg, que ha tratado al velocista desde el crimen ocurrido en su casa de Pretoria. Hartzenberg calificó a Pistorius de «hombre roto que lo ha perdido todo», desde su carrera a los amigos, además de ver dramáticamente deteriorada su situación económica debido a la pérdida de patrocinadores. «Su oportunidad de recuperarse fue destrozada por las informaciones de prensa malevolentes y los comentarios públicos», aseguró Hartzenberg, que insistió en sus remordimientos y que el «dolor» mostrado constantemente por su paciente por la pérdida de Steenkamp y el daño causado a la familia de ésta eran sinceros.

«Algunas de las sesiones eran únicamente él llorando y yo abrazándolo», afirmó la primera testigo llamada por los abogados de Pistorius y que no había dado testimonio durante el proceso. Durante la declaración de la psicoterapeuta, el tribunal también escuchó que el padre de Reeva Steenkamp sufrió un derrame cerebral tras su muerte, que su madre se desmayó llorando en varias oportunidades, y que sus vidas han sido destrozadas por esta tragedia.

Otro de los llamados por la defensa fue el representante del deportista, Peet van Zyl, que, además de confirmar las pérdidas económicas de Pistorius, detalló el largo historial de iniciativas sociales y proyectos de caridad en la que ha participado el corredor. «El señor Pistorius era un icono deportivo global antes del tiroteo, alguien que promovía la sensibilización en muchos aspectos, sin remuneración», dijo Van Zyl.

El trauma, como castigo por la muerte de Steenkamp

Antes de Van Zyl, el trabajador social del Estado Joel Maringa recomendó que el atleta no ingrese en prisión y cumpla una pena de tres años de arresto domiciliario y trabajos sociales. El funcionario de Servicios Correccionales propuso que pase tres años bajo «supervisión correccional» en su domicilio, durante los que no podría beber alcohol y debería realizar trabajos sociales dos días cada mes. Maringa argumentó que Pistorius no ha sido condenado antes por ningún otro delito, y consideró que el «trauma» sufrido por lo ocurrido es un castigo en sí mismo. El fiscal Gerrie Nel consideró «sorprendentemente inapropiada» la propuesta de Maringa, y le recriminó no conocer el veredicto dictado por Masipa.

La magistrada hizo público el pasado 12 de septiembre su veredicto sobre el caso, en el que descartó condenar a Pistorius por asesinato, como pedía el fiscal, al considerar que el acusado no podía prever la muerte de Steenkamp cuando abrió fuego. Masipa aceptó la versión del atleta sobre los hechos, según la cual abrió en cuatro ocasiones fuego al confundir a su novia con un ladrón que había entrado en la casa.

Sin embargo, el tribunal concluyó que Pistorius actuó con negligencia al responder a la amenaza percibida, ya que tenía en su mano alternativas que habrían evitado la muerte de la modelo, que entonces tenía 29 años. Tras la muerte de su novia la noche de San Valentín del 2013, el campeón sudafricano pasó ocho días detenido en la comisaría de Pretoria. Desde entonces, se encuentra en libertad bajo fianza.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Oscar Pistorius apela al trauma y a sus obras sociales para evitar la cárcel