España envía una misión a Irak diez años después de la guerra contra Sadam

Un equipo de instructores, inteligencia y material no letal serán su principal aportación

Desde la frontera turca se ve el humo de las bombas que se eleva desde Kobani.
Desde la frontera turca se ve el humo de las bombas que se eleva desde Kobani.

madrid / colpisa

España volverá a Irak diez años después de participar en la operación contra el régimen de Sadam Huseín liderada por George W. Bush. Pero esta vez tanto el enemigo, el Estado Islámico (EI), como la finalidad y la aportación a la misión, un contingente de instructores, serán los objetivos del regreso del Ejército español a un país de infausto recuerdo.

Según fuentes del Ministerio de Defensa, el Consejo de Ministros tiene previsto autorizar hoy el envío del grupo de adiestradores españoles en apoyo de la Coalición Internacional contra el EI que lidera EE.UU., en la que participan 40 países. La propuesta consiste en dar al Ejército iraquí y a los peshmergas kurdos formación, asesoramiento y equipamiento. Un plan similar al que se lleva a cabo en Malí, dentro de la misión europea contra el yihadismo en el Sahel.

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, tiene previsto comparecer tras el Consejo de Ministros para explicar los pormenores de la misión. Dentro de unos días, lo hará en el Congreso para pedir la aprobación prevista en la Ley de Defensa Nacional del 2005. Antes de acudir a la Cámara baja, Morenés se reunirá en EE.UU. la próxima semana con su homólogo Chuk Hagel, al que le presentará las capacidades militares que aportará España.

Además del envío de instructores, el Gobierno autorizará el uso de las bases de Rota y Morón de la Frontera a las fuerzas de la alianza. También entregará equipos al Ejército iraquí y a las milicias kurdas, siempre con el visto bueno del Gobierno de Bagdad. Inicialmente se contempla el envío de material militar no letal, aunque se deja la puerta abierta a armamento como fusiles de asalto Cetme.

España también ha ofrecido apoyo al transporte de material y personal al teatro de operaciones, así como aviones de reabastecimiento en vuelo y capacidades de mando, control e inteligencia. El reparto de funciones entre los países que participan en la coalición se ha realizado en el cuartel general del Mando Central de EE.UU., con base en Tampa (Florida), donde están destinados un general y siete oficiales españoles.

En una entrevista a la cadena Ser, Morenés excluyó el despliegue de tropas de combate sobre el terreno y la participación en los bombardeos. Esta es la primera de las tres fases diseñadas por el mando de la operación, que podría alargarse hasta 36 meses y terminar al mismo tiempo que el mandato de Barack Obama.

Morenés aseguró que esta intervención no tiene nada que ver con la guerra de Irak del 2003 porque ahora «las circunstancias son distintas», por la «amenaza real» que significan los yihadistas. Recordó que el EI no solo opera en Irak, sino que tiene «influencia» en todo Oriente Próximo y «capacidad» para saltar a «zonas más cercanas a España», como el Sahel.

Sobre el despliegue a partir del próximo enero de una batería de misiles antiaéreos Patriot al sur de Turquía, así como 130 militares, Morenés aseguró que se enmarca en una misión de la OTAN que comenzó antes de que surgiera el EI y que se trata de una operación «disuasoria pura y dura» en la que España va a reemplazar a los Países Bajos, cuyo contingente lleva dos años.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

España envía una misión a Irak diez años después de la guerra contra Sadam