Hong Kong nubla la fiesta nacional china

Los estudiantes amenazan con ocupar edificios públicos si no se les escucha


Pekín / E. La Voz

Los intentos del Gobierno chino por aparentar normalidad el día de su fiesta nacional no dieron fruto. Ni las calles llenas de banderas ni los ostentosos adornos florales que decoran la plaza de Tiananmen de Pekín desviaron la atención del principal centro financiero del país. Hong Kong fue literalmente tomada por decenas de miles de personas que aprovecharon la jornada festiva para elevar sus reivindicaciones democráticas.

A primera hora de la mañana, mientras en Pekín se celebraba un gran desfile militar previo al tradicional izado de la bandera, en Hong Kong subía la tensión. Decenas de manifestantes se acercaron al lugar donde las autoridades iban a celebrar un acto similar al de la capital. Al paso de dos helicópteros ondeando las banderas, los abucheos fueron clamorosos. Después, de nuevo en silencio, portaron carteles en los que pedían elecciones abiertas y dieron la espalda a las autoridades. «Hemos venido a ver esta ceremonia de forma pacífica y a decirle al gobernador que necesitamos democracia y sufragio universal», afirmaron dos chicas jóvenes ataviadas con camisetas negras y lazos amarillos.

El jefe del Gobierno de la excolonia británica les respondió. «Es incomprensible que haya gente que tenga opiniones diferentes respecto a la reforma electoral. Pero definitivamente es mucho mejor tener sufragio universal, que no tenerlo», dijo Leung Chun-ying. «Es mucho mejor poder ejercer el derecho a voto que ver desde casa por la televisión como votan 1.200 miembros del comité», añadió en referencia a la forma en la que se eligen los jefes de gobierno en Hong Kong.

Por su parte, el líder del movimiento Occupy Central volvió a pedir la dimisión del jefe del ejecutivo local. «Todos queremos que esta ocupación acabe cuando antes», afirmó Chan Kin-man y añadió que para eso «Leung tiene que dimitir y darle a Hong Kong la oportunidad de negociar su reforma constitucional». Los estudiantes aseguraron que están dispuestos a ocupar edificios públicos si no se les escucha.

La de ayer fue la manifestación más numerosa de los últimos tiempos. Si en días anteriores los ciudadanos se repartían en distintas zonas, el día nacional la protesta se expandió a toda la ciudad. Con paraguas, esta vez para hacer frente a la lluvia, se iban organizando para repartir comida y agua entre los que llevaban allí varios días. Incluso abrieron pasillos para posibles traslados de emergencia y separaron los residuos para facilitar su reciclaje. Una protesta atípica a los ojos occidentales pero que no pretende sino demostrar el carácter cívico de los manifestantes.

En diferentes partes de China ha habido actos de apoyo a Hong Kong, lo que ha derivado en detenciones arbitrarias de varios activistas. Según Amnistía Internacional al menos 20 personas de diferentes ciudades del país fueron detenidos por mandar mensajes de solidaridad con los manifestantes a través de las redes sociales. Otras 60 personas habrían sido convocadas para lo que se conoce como «tomar el té», que no es otra cosa que ser interrogados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Hong Kong nubla la fiesta nacional china