Sarkozy no convence en los sondeos y sus rivales le ven con ánimo de revancha

EFE

INTERNACIONAL

El expresidente se presentó ante los franceses como la única «alternativa» existente

22 sep 2014 . Actualizado a las 19:22 h.

La esperada comparecencia televisada del expresidente francés Nicolas Sarkozy para explicar su futuro político arroja un balance mitigado en los sondeos, mientras que sus rivales a la izquierda y a la derecha consideran que es el mismo de antes y que regresa con ánimo de revancha.

«Nada ha cambiado, ni las ideas, ni la manera de presentarse», dijo la ultraderechista Marine Le Pen a primera hora de la mañana de este lunes en BFM TV sobre la entrevista televisiva de 45 minutos que anoche ofreció Sarkozy en la cadena pública France 2, dos días después de anunciar que optará al liderazgo de los conservadores franceses.

El que fuera presidente de Francia entre los años 2007 y 2012, que había prometido retirarse de la vida pública si no resultaba elegido para un segundo mandato, se presentó ante los franceses como la única «alternativa» existente.

Sarkozy dijo que no quiere que sus conciudadanos estén obligados a elegir entre el «espectáculo humillante» de su sucesor, el socialista François Hollande, y el «aislamiento» que implicaría para Francia una victoria de Frente Nacional de Le Pen, el partido más votado en el país en las elecciones al Parlamento Europeo (PE) del pasado mes de mayo.

El marido de la exmodelo y cantante Carla Bruni, imputado por «corrupción activa», aseguró en una intervención que siguieron 8,5 millones de telespectadores y que lideró la audiencia de su franja horaria, que regresaba por motivación, pero también porque no puede dedicarse a llevar una vida cómoda mientras sus compatriotas se ahogan en la «desesperanza». «No solo tengo ganas de volver, sino que no tengo elección», dijo Sarkozy, que buscó dar la imagen de un político renovado, menos impetuoso y personalista.

No fue la impresión con la que se quedaron sus conciudadanos, a tenor de las encuestas difundidas el lunes, ni sus oponentes ideológicos, pero Sarkozy ha logrado, de nuevo, situarse en el centro del debate político con esa nueva entrega de un retorno anunciado y cuidadosamente calculado. «He visto tres cosas en su intervención: vuelve con rencor en el corazón y revancha en la mente. Segundo, su programa es él y su balance son los demás», declaró el máximo responsable del gobernante Partido Socialista (PS) francés, Jean-Christophe Cambadélis.

El primer secretario del PS agregó que Sarkozy, de 59 años, ha sido «candidato a la presidencia de la Unión por un Movimiento Popular (UMP) durante 48 horas» y luego ha arrancado con la campaña de cara a las elecciones presidenciales del 2017. «No se le ha escapado que hay un gran sentimiento de islamofobia en Francia que intenta acariciar», agregó Cambadélis, antes de que comenzaran a difundirse las primeras encuestas sobre el regreso a la televisión del Sarkozy más político.

El expresidente no convenció al 55 % de los franceses, según una encuesta publicada este lunes por el diario Le Parisien, que arroja que solo persuadió al 45 % de sus conciudadanos.