Rusia exige a Obama el aval de la ONU para la ofensiva sobre Siria

Victoria Toro NUEVA YORK / CORRESPONSAL

INTERNACIONAL

El Reino Unido duda en participar en los ataques y Alemania lo descarta

12 sep 2014 . Actualizado a las 07:00 h.

El solo anuncio de Barack Obama de que su país llevará a cabo ataques contra el Estado Islámico (EI) en Siria ya ha provocado una airada reacción. Rusia advirtió ayer que calificará de «acto de agresión» cualquier ataque aéreo contra las posiciones de los grupos yihadistas en territorio sirio sin previa autorización del Gobierno de Siria o del Consejo de Seguridad de la ONU. «Un paso así, sin la aprobación de la ONU, sería una violación flagrante del derecho internacional y solo aumentará la tensión en la zona», dijo un portavoz.

Parecidas palabras salieron de Damasco: «Consideraremos un ataque a Siria cualquier tipo de acción en nuestro territorio sin el acuerdo de nuestro Gobierno», dijo su ministro de Reconciliación Nacional. Tampoco el otro gran aliado del presidente Bachar al Asad, Irán, está muy contento con el plan de Obama, porque, según explicó un portavoz, «algunos de los miembros de la coalición son los que dan apoyo financiero y estabilidad a los grupos terroristas en Siria e Irak».

Sin pasar por la ONU

Pero en su discurso del miércoles Obama dejó algunas cosas muy claras: ordenará los ataques en Siria. No especificó cuándo será eso, pero no dejó lugar a dudas de que lo hará y de que no tiene intención de pasar por la ONU para obtener el permiso. En su discurso del miércoles, utilizó un tono muy duro y fue muy claro cuando explicó en qué consistirá la estrategia de su país: «un esfuerzo constante e implacable para eliminar al EI en donde quiera que estén». Dejó también claro que esa estrategia empleará solo ataques aéreos y que los combates en tierra los dejarán en manos de las fuerzas locales, el Ejército, en el caso de Irak, y los opositores moderados, en el caso de Siria.