Obama amplía a Siria su campaña aérea para combatir al Estado Islámico

El presidente estadounidense anticipa una lucha sin fecha límite contre el nuevo «grupo terrorista» en víspera del decimotercer aniversario de los atentados del 11 de septiembre de 2001


El presidente de EE.UU., Barack Obama, elimina una barrera que había limitado hasta ahora su acción contra el Estado Islámico al anunciar que atacará al grupo yihadista en Siria y ampliará su campaña en Irak, con una ofensiva «implacable» para destruir al grupo «dondequiera que esté».

Un mes después de ordenar ataques selectivos contra el Estado Islámico en Irak, Obama expandió su ofensiva contra el grupo yihadista al complejo escenario de la guerra civil siria, poniendo fin a una larga reticencia a intervenir en el conflicto, y se comprometió a entrenar a la oposición de ese país como aliado clave en su campaña. «Perseguiremos a los terroristas que amenazan a nuestro país dondequiera que estén. Eso significa que no dudaré en adoptar acciones contra el Estado Islámico en Siria. Este es un principio fundamental de mi presidencia: si amenazas a Estados Unidos, no encontrarás un refugio», dijo Obama en un discurso desde la Casa Blanca.

También eliminó las restricciones a sus ataques aéreos en Irak, limitados hasta ahora a bombardeos con motivos humanitarios o para proteger posiciones estadounidenses, con el fin de ayudar decisivamente a las fuerzas iraquíes y kurdas a recuperar territorio frente al avance del Estado Islámico. «Atacaremos a sus objetivos al tiempo que las fuerzas iraquíes lanzan sus ofensivas», indicó el presidente.

Para ello, anunció el despliegue de 475 militares más que llegarán la próxima semana a Irak para entrenar, asesorar y equipar a las fuerzas iraquíes y kurdas, lo que eleva a más de 1.500 los militares estadounidenses desplegados en el país. «No nos dejaremos arrastrar a otra guerra terrestre en Irak, pero nuestros militares son necesarios para apoyar a las fuerzas iraquíes y kurdas», subrayó Obama, vehemente en su insistencia de que las tropas de EE.UU. no entrarán en combate ni en Irak ni en Siria.

En su discurso, pronunciado en plena víspera del decimotercer aniversario de los atentados del 11 de septiembre de 2001, Obama anticipó una lucha sin fecha límite contra el nuevo «grupo terrorista» que representa el Estado Islámico, tomando como modelo la larga campaña antiterrorista de su Administración en Yemen y Somalia. «Este será un esfuerzo sostenido e implacable para derrotar al Estado Islámico dondequiera que esté, usando nuestro poder aéreo y nuestro apoyo a fuerzas aliadas sobre el terreno (...), una estrategia que hemos seguido con éxito durante años en Yemen y Somalia», explicó.

Fuentes de la Casa Blanca reconocieron hoy que la campaña contra el Estado Islámico puede extenderse más allá del mandato de Obama, que concluye en enero de 2017, pero subrayaron que avanzarán «todo el trabajo posible con el tiempo que tiene disponible el presidente». Para empezar, Obama pidió al Congreso autorización para entrenar y equipar a elementos moderados de la oposición siria y convertirla así en «el mejor contrapeso a extremistas como Estado Islámico».

Arabia Saudí ha accedido a convertirse en el anfitrión de esa campaña, según fuentes oficiales. Si en el caso de Irak la Casa Blanca consideraba imprescindible la recién concluida formación de un nuevo Gobierno para ampliar su ofensiva contra el EI, en Siria la Administración también necesita apoyarse en un actor interno, y cree haber identificado ya cuáles son las facciones de la oposición en las que puede confiar.

En cuanto a los ataques selectivos en Siria, por ahora no tienen fecha de inicio, dado que la Casa Blanca aún está «trabajando con el Departamento de Defensa para desarrollar opciones» sobre cómo hacer los bombardeos, según fuentes de la Administración. Pero Obama puso énfasis también en el componente diplomático de su estrategia, y anunció que, tras semanas de contactos con aliados internacionales, su Gobierno «liderará una amplia coalición para hacer retroceder esta amenaza terrorista».

El secretario de Estado, John Kerry, llegará el jueves a Arabia Saudí para conversar con una decena de países árabes sobre cómo coordinar esfuerzos contra el Estado Islámico, y en los próximos días continuará viajando por Oriente Medio y Europa con ese fin, dijo Obama.

EE.UU. ha contado unos 40 países que se han comprometido ya de alguna forma a combatir al grupo yihadista, pero no ha anunciado formalmente los miembros de la coalición, que se espera que tome forma a tiempo para la Asamblea General de la ONU a finales de mes.

Dentro de su estrategia, Obama citó también esfuerzos para cortar las fuentes de financiación al EI, aumentar la ayuda humanitaria a los civiles desplazados por sus avances y contener el flujo de combatientes extranjeros, que, con sus pasaportes occidentales, alarman cada vez más a EE.UU. y Europa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Obama amplía a Siria su campaña aérea para combatir al Estado Islámico